fbpx

Esto es lo que reciben los cubanos por la libreta de abastecimiento en la Isla

La libreta de abastecimiento es toda una institución en Cuba. Su historia comenzó en el año 1963, cuando el Gobierno de la Isla decidió eliminar el mercado de oferta y demanda que en menos de un lustro había pasado de gozar de excelente salud a la anemia más absoluta.


En un principio fue recibida con alivio por parte de los cubanos, pues en medio de la escasez que existía, el nuevo “invento” (para Cuba al menos) garantizaba a todos un acceso seguro a la gran mayoría de los productos de mayor consumo sin distinción de clase social, raza, edad o sexo.

Cerca de una veintena de productos comenzaron a recibir de forma normada y a bajos precios todos los cubanos. Desde carne de res, pollo, aceite, manteca, leche condensada, papel sanitario, café… hasta caramelos, cigarros y cajas de cerveza.

Sin embargo, de aquella primera libreta de abastecimiento poco queda en Cuba. Cada vez más la cantidad de productos normados ha ido disminuyendo hasta quedar reducido a la mínima expresión. Los precios sí se han mantenido subsidiados, pero se recibe tan poco, que en la práctica la libreta resuelve muy poco.

Cada vez más la cantidad de productos normados ha ido disminuyendo hasta quedar reducido a la mínima expresión

Sólo una vez al mes, todos los cubanos reciben por la libreta de abastecimiento: cinco huevos (en algunos lugares 10, los últimos 5 sin precios subsidiados), ¼ de libra de pollo, cinco libras de arroz (más dos adicionales en algunos lugares), ½ libra de aceite, 10 onzas de frijoles negros, una caja de fósforos y un paquete de café (para los mayores de siete años). Periódicamente, cada tres meses, se entregan, además, 400 gramos de pastas alimenticias y un paquete de sal.

A los niños menores de tres años se les garantizan también diez compotas de frutas y los menores de siete una bolsa de leche en polvo.
Los enfermos a los que los médicos les prescriben dietas especiales (muy controladas por las autoridades) suelen recibir cantidades adicionales de pollo, pescado, leche en polvo y en algunas ocasiones viandas.

Estudios muy conservadores aseguran que la libreta de abastecimiento no alcanza para alimentar a una persona más allá de los doce días. El resto del mes, los cubanos deben enfrentarse a los altos precios del mercado libre en un país donde el salario medio ronda los 30 dólares mensuales.

Aún así, una gran mayoría de la población cubana se resiste al fin de la libreta de abastecimiento, que no alcanza… pero algo resuelve.

Escrito por | Redacción

Fuente:

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba