fbpx

En Camagüey también hubo tranvías

Cuando se mencionan a los desaparecidos tranvías cubanos siempre se piensa en La Habana, pues fue en la capital del país donde el medio de transporte alcanzó su mayor desarrollo y esplendor. Sin embargo, esto no significa que en otras ciudades de Cuba no hayan rodado los ruidosos tranvías. Los hubo en Santiago, en Matanzas… y también en Camagüey.


Al igual que en la capital del país los primeros tranvías que rodaron en la entonces Puerto Príncipe fueron de tracción animal, específicamente tirados por caballos. Uno de los organizadores de la empresa tranviaria en Camagüey fue un joven cubano llamado Enrique Loynaz del Castillo quien adquirió en Nueva York seis tranvías para el servicio de transporte de la ciudad.

Loynaz del Castillo – quien era cercano colaborador de Maceo y Martí – hizo esconder bajo los asientos de estos tranvías, 200 fusiles Remington y ocho mil tiros para el futuro alzamiento independentista. Los tranvías llegaron, pero las autoridades españolas avisadas por una delación ocuparon las armas y el joven empresario debió huir del país.

Los tranvías de caballos prestaron servicio en Camagüey hasta los primeros años del siglo XX en que el Ayuntamiento se propuso sustituirlos por otros eléctricos.

El 1ro de mayo de 1908 se inauguró el nuevo servicio de tranvías eléctricos de la ciudad de Camagüey. Los historiadores nunca se han puesto de acuerdo sobre el origen de los primeros carros, pero la mayoría se inclina a creer que eran de origen canadiense, construidos por Rhodes Curry Co. de Nova Scotia, o por la Montreal Street Railway de Quebec.

Con el paso de los años, al igual que en La Habana, se comenzaron a sustituir los carros importados por otros construidos en Cuba que se adaptaban mejor a las condiciones medioambientales del país.

El servicio de tranvías se mantuvo en Camagüey hasta febrero de 1952 en que fueron sustituidos totalmente por los ómnibus que poco a poco habían ido desplazándolos.

Aunque se planificó levantar los rieles y las traviesas de las calles, por diferentes razones este trabajo nunca llegó a terminarse por completo. En la actualidad varias líneas han sido desenterradas como atractivo turístico en el centro de Camagüey, una ciudad que lucha por el rescate de sus tradiciones.

Escrito por | Redacción - AHP

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba