fbpx
Flickr

El Laguito, la fábrica que creo Fidel Castro para hacer sus propios tabacos cohíba

Quizás nunca imaginó el matrimonio acaudalado de Alberto Casimiro Fowler y María de los Ángeles Cabrales, que su casa ubicada en el reparto habanero de Miramar fuese el lugar escogido para la institución de la fábrica de uno de los habanos más importantes dentro de la Isla, Tabacos Cohíba.


Este unión basaba sus intereses principalmente en las grandes compañías azucareras de la época, lo que les permitió al cabo de un tiempo, la construcción de un lujoso palacio en esta zona del oeste de la Habana y cerca de un estuario natural acreditado como El Laguito.

¿Que dice la Historia?

Luego de la muerte de Fowler en el año 1953, y de ser escogido por la burguesía de la época para la realización de fiestas sociales de esta opulenta clase en 1957, este lugar paso a formar parte de las propiedades de una compañía inmobiliaria, hasta que con el triunfo revolucionario del 1ero de enero de 1959, llegaran también las nacionalizaciones, proceso a través del cual esta propiedad pasó a manos del estado.

Cuentan las anécdotas que un día Fidel Castro, asiduo fumador, recibió un tabaco como regalo de uno de sus escoltas, el producto había sido elaborado por Eduardo Rivera, un torcedor con experiencia que los elaboraba para su disfrute personal.

Fidel Castro. FUENTE: pintrest

La calidad del tabaco bastó para que Castro tomara la decisión de ubicar en la mansión de Miramar, la fábrica que inauguraría la marca de Tabacos Cohiba en Cuba, el nombre fue propuesto por la camarada y compañera de lucha del propio Fidel, Celia Sánchez y resultó propicio pues es el significado de la palabra con igual nombre que en términos del lenguaje aborigen que indica e invita a la fuma.

Los primeros productos Cohiba, que a su vez eran guardados celosamente, constituyeron regalos a grandes personalidades extranjeras como por ejemplo el primer ministro francés, Charles de Gaulle, quien en 1965 recibió una porción de la producción.

A pesar de todo eso no fue hasta 1982 que Cohiba se expandió comercialmente y llegó al resto del mundo luego de que presentara toda la emblemática línea en el hotel Ritz de Madrid, acción promocional que se repitió en el año 1989.

Mucho tiempo ha pasado sin dudas desde el surgimiento de esta fábrica pero en lo que si no hay vacilación es que aún el producto se mantiene con una producción estable y mucho mayor (2.400.000 habanos) y que un poco más de 200 obreros hacen posible que la marca, que destaca ente el resto de las de tabaco torcido a mano, continúe situándose en la mayor parte de los mercados y ferias internacionales.

fabrica-de-tabacos-cohiba-festival-habano-cuba-torcedura del tabaco hecho a mano en la fabrica El Laguito. FUENTE: cubadebate

Cuentan los conocedores del tema que esta marca debe su éxito a que las tres cuartas partes de los 4 tipos de hojas que se utilizan en su elaboración, transitan por un tercer proceso de fermentación en barriles, técnica que se utiliza en otros puros.

Se explica además que para esta técnica fermentativa se utilizan barriles construidos a base de madera de roble blanco y además se invierten de 25 a 27 días antes de que las hojas pasen a la producción, lo que permite que disminuyan los niveles de amoníaco y con ello también se haga más placentera la aspiración del humo con un sabor y aroma completamente diferentes.

Los éxitos productivos que se cosechan año tras año en El Laguito se debe en gran medida a la calidad de sus trabajadores y la gran experiencia de quien dirige actualmente la fábrica, Pedro Luis Pérez de aproximadamente 50 años de edad, ha dedicado gran parte de su existencia al tabaco.

Nacido prácticamente entre los sembradíos de tabaco en el municipio de San Luis de la occidental provincia de Pinar del Río, es portador de importantes tradiciones familiares en cuanto a la cosecha y el tratamiento de suelos para este fin.

En su juventud se dedicó al cultivo y posteriormente a la elaboración del tabaco donde fue adquiriendo vastos conocimientos que le permiten dirigir hoy, desde hace ya 4 años, una instalación de tanto prestigio como El Laguito.

Al igual que Pérez, sobresale otra figura que en el mundo del tabaco, puede igualarse en conocimientos. Carlos Pérez es, desde hace ya 12 años, la única persona encargada de formar las combinaciones de hojas o ligaduras como se le llama en el ámbito tabacalero, con las que posteriormente se elabora el habano, estas cualidades le permitieron alcanzar de igual forma la categoría de «Maestro Ligador´´.

Fábrica de tabacos el Laguito y la producción de tabacos hechos a mano. FUENTE: Xinhua

Luego de formadas las llamadas ligaduras pasan a otra sala donde se les aplica el torcido por manos de preparados torcedores que en la mayor parte de los casos son manos femeninas, las cuales tiene a su cuenta la elaboración del puro que después va a pasar por un proceso de control de la calidad a través de las máquinas de fumado que miden la capacidad de tiro que posee el producto cuando es encendido.

El paso que sirve de colofón al proceso productivo consiste en la selección de los habanos que conformaran la caja partiendo de la gama de colores que presentan, la cual fluctúa entre 65 y 75 tonalidades diferentes.

Uno de los  elementos que destacan a la fábrica de tabacos El Laguito del resto de las fábricas cubanas, es la coexistencia dentro del mismo lugar de varias generaciones de familias, lo cual ha perdurado y existido por mucho tiempo, esta tradición que se respeta y se alienta a través de una escuelita situada en el piso superior de la fábrica con la intención de que los hijos y nietos de torcedores aprendan la labor y puedan unirse de igual forma al mundo profesional en esta rama una vez que puedan hacerlo.

La encargada de la formación es la distinguida profesora Nelsa Leonard, la cual no pierde ni un segundo, de sus bien aprovechados 71 años, para transmitir un caudal de conocimientos a los jóvenes de todo lo aprendido durante 51 años de experiencia laboral.

Cuba fábrica de tabacos en el Laguito. FUENTE: el cudadano

Escrito por | Redacción

Fuente: Ecured

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba