El extraño caso de Yasser Alejandro, el niño cubano que no puede sudar

El extraño caso de Yasser Alejandro, el niño cubano que no puede sudar

A lo largo de su vida Yasser Alejandro Galafet Tapia ha sido inquilino de muchos hospitales porque resulta incapaz de sudar. Padece de ectodérmica congénita, una rara enfermedad que provoca afectaciones y alteraciones de la epidermis y suele ocasionar defectos en la piel, los vellos, las uñas, los dientes y las glándulas sudoríparas.

Su madre se percató de que algo raro le sucedía a los quince días de nacido, cuando le daba un baño de sol en su natal Jiguaní, en el oriente de Cuba. La piel del niño se puso muy roja y su temperatura aumentó de forma acelerada hasta llegar a una fiebre de 38 grados y medio.

En Santiago lo diagnosticaron y le informaron a su madre Kirenia que el niño era incapaz de sudar y tener una temperatura normal. La enfermedad normalmente se manifestaba a través de dientes puntiagudos, poco pelo y otras características que no estaban presentes en Yasser Alejandro, por lo que los padres no perdieron las esperanzas.

Los médicos les alentaron y le dijeron que, con el paso de los años y el desarrollo físico y mental, la enfermedad podía remitir hasta desaparecer. Sin embargo, debían tener cuidados especiales con él: no exponerlo al sol ni a fuentes de calor que elevaran la temperatura corporal y lo expusieran a convulsiones y daños cerebrales.

Debían bañarlo con frecuencia con agua fresca y mantenerlo en un clima frío que evitara que sudara. Esto lo hace contraer con frecuencia afecciones respiratorias, porque siempre “está mojado”, pero fuera de esto todo en él es normal.

Cuando se confirmó el diagnóstico del niño, las autoridades cubanas le facilitaron a la familia un aire acondicionado y algunos equipos electrodomésticos para facilitar la elaboración de los alimentos de Yasser Alejandro. También permitieron que la madre se acogiera a la Ley de Trabajo y Seguridad Social para que cobrara un salario por cuidar a su hijo enfermo.

Yasser es un niño cubano atípico. Para él los días de verano en los que se corretea en la playa no son los mejores. Sólo en los pocos días de frío que existen en Cuba se siente a sus anchas y corretea en camiseta y calzoncillos mientras los demás se acurrucan bajo las mantas.

Fuente: On Cuba

Escrito por: Redacción.