fbpx

Descubre un Submarino Amarillo en La Habana que navega en música

Capitalino sin lugar a dudas, más que amarillo submarino, música de la buena y ambiente enigmático, la calle 17 se viste de largo o de negro, y muchas más veces de intelectualidad, pero sin reparos, el singular centro de la empresa Artex es una visita obligada.


Allí donde se sienta John Lennon, creado por mágicas manos escultóricas como las de Villa Soberón, nos proponemos a caminar unos metros más y llegamos, más que artos de todo y todos, listos a satisfacernos: el Submarino Amarillo situado en la calle 17 esquina 6, en el Vedado de una Habana contemporánea, es más que una estrategia, es simplemente arte.

Asumir un nombre como el de The Beatles no era sensato, sin que perdiera la idea de la que inicialmente se había concebido para él, se lanzan sus creadores a buscar temas, investigar frases dichas y momentos que la afamada banda pudiera identificarse rápido sin tan siquiera mencionar su nombre. Por eso es que los proyectistas escogieron como nombre “Submarino Amarillo”, título de un tema musical que se atesora el repertorio de la banda como uno de sus clásicos.

Arquitectos, diseñadores y todo un equipo armada con un objetivo común, enfocan todo su esfuerzo y creatividad en materializar la obra musical y gráfica de The Beatles resultando un canto a la amistad.

Haciendo gracia a su nombre, el local tiene equipada una barra que utiliza elementos como son las escotillas, las quillas, las formas tubulares y las proporciones.

Otro tema en el que se trabajó por supuesto fue el color a emplear, y es sin mucha pretensión el sello que distingue, que enaltece, es el amarillo el protagonista. Las armonías cromáticas son retomadas y el arte pop se apodera del espacio. Azules oscuros que crean intimidad, muebles blancos que sobresalen por lo claro y cómodo. Atracciones disimiles plasmadas en paredes, son letras que nos recuerdan que se hizo buen arte en la Inglaterra de aquellos tiempos beatlerianos y que nos unen más a su obra, provocan mayor acercamiento, nos suscitan ganas de conocer mucho más sus canciones, desde un Let it be hasta una versión de Angie en voces nacionales.

El “Submarino Amarillo” abre puertas, crea espacios y propicia arte. Es un viaje no al centro de la tierra pero si a la médula de la creación. (Photo credit should read STR/AFP/Getty Images)

Carteles, portadas de discos y letras de canciones de conjunto con un largometraje animado con ese título, donde aparecen personajes de un mundo fantástico e irreal creado para transmitir mensajes sociales de paz y amor, se llena el espacio.

El “Submarino Amarillo” abre puertas, crea espacios y propicia arte. Es un viaje no al centro de la tierra pero si a la médula de la creación.

Por: Mele Ferrán

Escrito por | Redacción - NGM

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba