Descubre la belleza indescriptible del río Canímar

Descubre la belleza indescriptible del río Canímar

Matanzas es tierra de ríos y por los esfuerzos de sus habitantes por salvarlos le ha quedado el nombre de Ciudad de los Puentes. Tres son las corrientes fluviales que atraviesan la urbe: el Yumurí, el San Juan y el Canímar, las tres cargadas de leyendas.

El más alejado del núcleo originario de población de Matanzas es el Canímar, pero la expansión de la ciudad con la edificación de la universidad y otros centros lo ha sumado también a su entramado urbano.

Es el río Canímar con sus 19 Km de extensión (de ellos 12 navegables) el mayor y más caudaloso de los ríos matanceros. Corre a lo largo de sur a norte en un hermoso valle fluvial que fue habitado por los aborígenes cubanos mucho antes de la llegada de los conquistadores españoles.

Nace en la región de Santa Ana y se alimenta de varios afluentes como el Yaité o Yaití, el de La Palma, el de Cidra y el Guamacaro que también se conoce como Moreto o Morato.

Navegar por el Canímar es asomarse a una ventana que muestra lo más exuberante y hermoso de la geografía yumurina. Gran cantidad de aves anidan en sus riveras donde las paredes verticales del cañón que forma el río pueden alcanzar los 90 metros de altura. Todo en medio de una tupida vegetación que cubre las milenarias rocas.

En su desembocadura se encuentra el fuerte colonial de El Morrillo (hoy convertido en museo) que en 1720 construyeron los colonialistas españoles para frenar el contrabando que corsarios, piratas y filibusteros practicaban con los pobladores de la zona.

Desde el punto de vista arqueológico la zona del río Canímar está considera como una de las más ricas de Cuba. Según reportes confirmados en las riberas del río existieron al menos 3 asentamientos aborígenes. No podía ser de otra forma pues la corriente fluvial daba a los indocubanos todo lo necesario para llevar una vida plácida y abundante: agua, alimentos y una salida al mar.
El río Canímar es de esos lugares que ningún visitante debería obviar a su paso por Matanzas, pues en él se juntan belleza e historia en armonía sin igual.

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba