fbpx

CONOCE LOS MEJORES INVENTOS DEL CUBANO EN TIEMPOS DE CRISIS

Por Daniella Pérez Muñoa/ seudónimo Gabriela Chavarría


Al cubano se le conoce en el mundo entero como una persona súper ingeniosa, capaz de volver oro lo que encuentra y sortear todas las vicisitudes posibles. Estos inventos cubanos que TODOCUBA te propone son muestras de la imaginación de los nacidos en la Mayor de las Antillas.

Una de los inventos cubanos son las cámaras fotográficas que asemejaban a las antiguas. Parecían un cajón con una capucha negra, la cual el fotógrafo se ponía por encima. Tenías que esperar aproximadamente quince minutos para tener la foto en tus manos.

El invento atraía a los turistas pues la imagen se veía en sepia, asemejando a las fotografías de inicios del siglo XX. Era muy común ver a estos artistas del lente situados con sus rusticas cámaras en las escaleras del Capitolio Nacional.

Otro invento cubano que tuvo su origen en la necesidad y las carencias del transporte fue la bicicleta con motor de lavadora rusa con el objetivo de aumentar la velocidad.

Durante el periodo especial era muy común ver en las calles a algunas de ellas y de seguro si hoy uno transita por la ciudad en una las personas se asombrarán, pero en aquel momento era algo normal. Las bicilavadoras hicieron que más de uno llegara temprano al trabajo.

Al igual que la anterior, otra invención del transporte fueron los autos que funcionaban con queroseno como combustible. En un país donde la gasolina y el diesel se hicieron inexistentes, lo ideal fue adaptar el motor del auto para que funcionara con un combustible más económico y fácil de conseguir. Como dicen los jóvenes cubanos, el que lo inventó «se quedó con el cerebro vacío», pues el ingenio fue más que suficiente.

Durante el periodo especial la capacidad de chispa, sin lugar a dudas, se agudizó. Como también escaseaban los artículos de aseo personal, la solución para cepillarse los dientes cuando faltaba la pasta dental estuvo en aplicar bicarbonato y sal. Mientras, para tener buen olor en las axilas si el desodorante faltaba lo mejor era hacer una mezcla con bicarbonato y sal y esparcirla por la zona. Sin dudas mucho tuvimos que agradecerle al bicarbonato.

Si te ha gustado la publicación compártela con tus amigos en las redes sociales.

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba