Conoce la iglesia más alta de Cuba

Conoce la iglesia más alta de Cuba

La Iglesia de Reina, o Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús y San Ignacio de Loyola, es la más alta y una de las más hermosas de Cuba y de toda América.

Se alza majestuosa e imponente, en la conocida calle homónima por la cual el pueblo la nombra ignorando la última denominación (Avenida Simón Bolívar) dada a esta arteria,  entre Belazcoaín (Padre Varela) y Gervasio, municipio Centro Habana, con su elevada torre de 50 metros, coronada por una cruz de bronce de 4–visible desde varios puntos de La Capital cubana–, sus 32 gárgolas y una gran variedad de estatuas.

Aunque hayas estado allí muchas veces, no es posible pasar frente a ella o entrar sin admirarse siempre casi tanto como la primera vez. En cada visita le descubres detalles nuevos a esta joya arquitectónica, considerada una de las construcciones religiosas más acabadas de la Isla. Cuenta con los elementos fundamentales que la ubican en el estilo gótico auténtico, por las altas bóvedas ojivales, el arco apuntado, los 69 ventanales amplios con sus luminosos y espléndidos vitrales que deslumbran desde el interior, los cuales representan la vida de Jesús, la Virgen María y pasajes de la existencia de San Ignacio de Loyola y otros santos jesuitas, y como otro elemento que apuntan al citado estilo están las paredes reducidas.

La belleza de la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús

La iglesia posee además uno de los órganos más elegantes de la Isla. Está conformada por una nave central que sostienen seis columnas laterales rematadas por capiteles ornamentados, los cuales terminan en el altar mayor. Allí sobresale una gigantesca imagen del Sagrado Corazón cuya actitud es la de estar bendiciendo a sus fieles. Dos conjuntos de animados grupos de santos, jesuitas y otros, así como doctores de la iglesia se sitúan a su derecha e izquierda. Otra de sus maravillas es el piso de la nave central compuesto de mosaicos de teselas de piedra y cristal con un impecable acabado.

El financiamiento principal para la construcción del Sagrado Corazón, estuvo a cargo de los acaudalados miembros del a sociedad habanera de la época María del Carmen Zozaya, Narciso Gelats y Francisco del Valle y su esposa.  Para reparar algunos daños producidos por el paso del tiempo se realizó en 1954 una restauración que no fructificó porque se usaron materiales distintos a los originales. Finalmente en 1996 comenzó una reparación capital, luego de un extenso estudio iniciado dos años antes, que implicó el cierre de la calle Reina. Esta lab

or fue llevada a cabo por la Oficina del Historiador de La Habana, así como por empresas españolas y francesas.

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba