fbpx
Coger botella en Cuba
JovenCuba / TodoCuba

Coger botella… ¿Qué significa en Cuba ?

A quienes visitan Cuba por primera vez puede sorprenderles una expresión muy común en la isla: «coger botella». Es una forma de trasladarse que consiste en parar un vehículo, generalmente haciendo una señal con el dedo pulgar, para pedir transporte gratuito a los conductores. Para los cubanos «coger» significa agarrar. Es el equivalente a viajar haciendo autostop, pedir un aventón o cómo dirían en Venezuela, «agarrar una colita», expresión que también podría sorprender a quienes la escuchen por primera vez.


Alguien desprevenido podría pensar que la expresión tiene algo que ver con «embotellamiento», pero la verdad en Cuba no suele haber tanto tráfico. Una teoría interesante sobre su origen es la siguiente:

‘Coger botella’ puede estar relacionada con el significado de botella que en lenguaje popular significaba recibir un salario por un puesto que no se ocupaba realmente. Eran concesiones de políticos corruptos. Por tanto, supongo que «coger botella» era como ganarse la transportación sin pagar. (Prof. Alfredo Gómez, quien aclara que se trata solo de una teoría).

Coger botella en Cuba

Coger botella en Cuba

Vivir en cualquier ciudad implica tener la posibilidad de transportarse a diario para ir al trabajo, a la escuela, al médico o a divertirse. Si la ciudad es de cierto tamaño no siempre es posible hacerlo caminando o con bicicleta. Así que tarde o temprano, todos necesitan el transporte público. Durante el período especial de los 90, cuando desapareció la Unión Soviética, la economía de la isla entró en el llamado «período especial» que, entre otra cosa limitó las unidades automotoras, el mantenimiento y la frecuencia de las rutas del transporte público.

Cómo resultado de esta situación se popularizó en Cuba la práctica de pedir botella. Es una actividad que habla de un transporte público insuficiente. Sin embargo, también dice mucho de la seguridad y la solidaridad entre los cubanos, sin las cuales esta práctica no sería posible.

Si bien es cierto que existen los «botilleros obstinados» (los que asumen que los conductores tienen la obligación de llevarlos) y los «choferes caritiesos» (los que actúan sin ninguna solidaridad), es importante observar que esta práctica tan extendida solo es posible por el carácter abierto y fraternal de la mayoría de los habitantes de la isla.

Escrito por | Redacción

Fuente: TodoCuba / Alfredo Gómez

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba