fbpx
Artistas cubanos insisten en buscar el diálogo tras acusaciones del Gobierno
EFE / Ernesto Mastrascusa

Artistas cubanos insisten en el diálogo tras acusaciones del Gobierno

La Habana, 5 de diciembre de 2020.- Los artistas que se concentraron hace una semana en el Ministerio de Cultura de Cuba para pedir libertad de expresión insisten en buscar un «diálogo respetuoso» con el Gobierno, que dio por rotas las conversaciones con los creadores acusándolos de «mercenarios» al servicio de Washington.


«Exigimos el derecho a tener derechos. No somos enemigos sino cubanos que pensamos distinto y soñamos una Cuba mejor que legar a nuestros hijos, con todos y para el bien de todos. (…) Apostamos por un diálogo de reconciliación que pueda saldar nuestras diferencias», subraya el colectivo autodenominado 27N.

La declaración ya suma más de 1.250 firmas digitales en el sitio www.ipetitions.com, al que se podía acceder libremente desde la isla hasta hace unas horas y en estos momentos solo es posible la conexión a través de un proxy, según pudo comprobar la prensa.

En el mismo comunicado, publicado también en redes sociales, los artistas aclaran que sus peticiones por el fin de la represión al pensamiento diferente «trascienden la libertad creativa, se trata del derecho a existir y expresarnos libremente» y van más allá: «sin libertad política no puede existir libertad artística», afirman.

El grupo de creadores considera que el Ministerio de Cultura (Mincult) «desechó» una valiosa oportunidad de abrir un canal de diálogo entre la institución y la comunidad de intelectuales y artistas que defienden el derecho al disenso.

Diálogo roto antes de comenzar

Más de 300 artistas, intelectuales y activistas protagonizaron el pasado viernes 27 de noviembre una inédita concentración pacífica de más de doce horas frente a la sede del Mincult en La Habana, un suceso histórico en un país que prohíbe de facto las manifestaciones no oficiales.

El detonante de la reunión fue el desalojo el día anterior por la policía de otro grupo de creadores pertenecientes al Movimiento San Isidro. Ellos llevaban más de una semana recluidos voluntariamente en una vivienda, cinco días en huelga de hambre. Exigían la libertad del rapero aficionado Denis Solís, condenado por «desacato».

Los manifestantes fueron recibidos por el viceministro de Cultura, Fernando Rojas, y otras autoridades del sector. Estos se comprometieron a adelantar una vía de diálogo, que comenzaría ayer viernes con una reunión con el ministro de Cultura, Alpidio Alonso.

En lugar de eso, el Mincult rompió el diálogo antes de sentarse a la mesa. Alega que «no se reunirá con personas que tienen contacto directo y reciben financiamiento, apoyo logístico y respaldo propagandístico del Gobierno de los Estados Unidos y sus funcionarios». Se trata de una referencia en su mayoría a miembros del Movimiento San Isidro.

El Ministerio también acusó en un comunicado al 27N de haber remitido a la institución «un correo insolente» en el que «el grupo que se ha erigido en voz de todos, pretende imponer, de modo unilateral, quiénes, con quién y para qué aceptarán dialogar».

Artistas insisten en el diálogo y llaman al entendimiento

En el citado correo electrónico, hecho público por el Mincult, el colectivo presentó la lista «no negociable» de sus 30 delegados para el diálogo acordado previamente. También requirió «la presencia de prensa independiente para que grabe y cubra la reunión».

También denunciaron la campaña de «acoso, hostigamiento y criminalización» a integrantes del grupo. Por ello pidieron «garantías de seguridad y protección». Además solicitaron la presencia del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, y de representantes de las carteras de Interior y Justicia.

Varios miembros del 27N y del Movimiento San Isidro denunciaron ayer una ola de detenciones domiciliarias tras la ruptura de las conversaciones.

«Para alcanzar un diálogo respetuoso, y para tener garantías de que procesos como estos -penales, represivos, discriminatorios y difamatorios- no se repitan en lo adelante, es necesario iniciar un proceso participativo y democrático», insisten los artistas cubanos en el comunicado.

En el texto, el 27N reiteró sus demandas, exigió el reconocimiento al pensamiento diferente, el cese de la represión y el fin de la campaña de descrédito. Además pidió la liberación inmediata del rapero Denis Solís, insistiendo en su «llamado al entendimiento y la comunicación».

Perugorría y Silvio Rodríguez, por el diálogo

Las causa del 27N ha encontrado apoyo dentro y fuera de la comunidad artística. Desde el mismo día de la concentración, nombres reconocidos como el actor Jorge Perrugoría y el cineasta Fernando Pérez se unieron a los manifestantes. Buscan facilitar el encuentro con las autoridades.

Tanto Perugorría y Pérez asistirían como acompañantes a las reuniones con el ministro de Cultura.

Uno de los más recientes respaldos al diálogo vino del trovador Silvio Rodríguez en su blog Segunda Cita. El músico utiliza este vehículo como tribuna para expresar su posición sobre diversos temas.

El autor de Ojalá criticó la decisión del Ministerio de romper las conversaciones en un comentario a un artículo titulado «Spring is coming?» (¿La primavera se acerca?) replicado desde el blog La Joven Cuba.

«Sí, da la impresión de que se agarraron de lo que fuera para suspender el diálogo, para quitárselo de arriba (suena a orientación superior).

Un amigo me escribe ‘Se les fue la mano. Ese pulseo sabían que no era ganable.’ Y le respondí: No están preparados para ganar ningún pulseo que no sea el de los cojones. Pobres de nosotros», señala Rodríguez.

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: EFE

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba