fbpx
Artistas cubanos denuncian arrestos domiciliarios tras romperse el diálogo
EFE / Yander Zamora

Artistas cubanos denuncian arrestos domiciliarios tras romperse el diálogo

La Habana, 5 de diciembre de 2020.- Una semana después de la inédita concentración pacífica de artistas cubanos para pedir libertad de expresión, miembros del grupo denuncian una ola de arrestos domiciliarios este viernes, tras romperse el diálogo con el Gobierno, que los considera «mercenarios» a sueldo de EE.UU.


«Hay un oficial delante de mi portal y me informa que no puedo salir de mi casa. Le dije que tenía trabajo y me dijo que no, que de ninguna manera podía salir y que él representa al pueblo de Cuba», declaró el dramaturgo Yunior García Aguilera, uno de los líderes del colectivo.

Varios artistas denuncian arrestos domiciliarios

Otros artistas como Tania Bruguera, Luis Manuel Otero Alcántara, Amaury Pacheco, Julio César Llópiz, Ulises Padrón, Camila Lobon o Katherine Bisquet también denunciaron la presencia de patrullas policiales o agentes de la seguridad del Estado frente a sus viviendas para impedirles salir a la calle.

Todos se adscriben al grupo autodenominado 27N, en referencia al pasado viernes 27 de noviembre.

Ese día más de 300 figuras del ámbito cultural y simpatizantes se concentraron pacíficamente frente al Ministerio de Cultura. Pedían libertad de expresión y creación, así como el cese del acoso policial a los creadores críticos con el Gobierno.

Los congregados lograron algo inédito: que el viceministro de Cultura, Fernando Rojas, abriera las puertas y escuchara a treinta de sus representantes. Después de cuatro horas de reunión anunciaron varios compromisos. Entre ellos están una tregua en la persecución policial y un segundo encuentro, que se celebraría a finales de esta semana.

Una patrulla de la policía vigila el barrio donde vive la poeta y activista Katherine Bisquet, una de las 14 personas desalojadas del Movimiento San Isidro. Fuente: EFE / Yander Zamora

«Con los mercenarios no nos entendemos»

Sin embargo, tras una semana de acusaciones mutuas, ayer el diálogo saltó por los aires cuando el Gobierno anunció que «no se reunirá con personas que tienen contacto directo y reciben financiamiento, apoyo logístico y respaldo propagandístico del Gobierno de los Estados Unidos y sus funcionarios».

En un duro comunicado que culmina con la frase «con los mercenarios no nos entendemos», el Ministerio de Cultura culpó a los artistas de la ruptura del diálogo. Alegan la presencia entre sus interlocutores de conocidos opositores como Otero Alcántara. Este, junto a otros activistas, encendió la mecha del conflicto con una huelga de hambre hace dos semanas.

«Para los jóvenes y para todos aquellos artistas que se reunieron frente al Mincult el 27 de noviembre, que no han comprometido su obra con los enemigos de la nación cubana, siguen abiertas las oportunidades de diálogo, como ha sido una práctica histórica de las instituciones culturales de la Revolución», matizó el comunicado.

Mientras, los medios estatales dedicaron parte de sus espacios informativos del viernes a apuntalar la teoría del «poder blando». Aseguran que existe una conspiración liderada por Washington que busca derrocar la Revolución cubana mediante acciones subversivas, disfrazadas de iniciativas pacíficas de artistas e intelectuales independientes.

Rojas, que se reunió con los artistas el 27N, ofreció hoy una rueda de prensa en la que reiteró lo expuesto en el comunicado. Aseguró que continuará el diálogo con «la inmensa mayoría» de la comunidad cultural, excepto con los «enemigos de la nación cubana.»

También insistió en vincular el movimiento del 27N con supuestos intereses de la administración del presidente Donald Trump. Considera que la mayor parte del colectivo son víctimas influidas por unos pocos financiados por Washington.

Preguntado sobre los arrestos domiciliarios que parte de los artistas del colectivo denunciaron, el viceministro contestó: «no voy a hacer una ponderación particular de cada caso».

Un policía vigila el barrio donde vive la poeta y activista Katherine Bisquet. EFE / Yander Zamora.

Las autoridades no se pronuncian sobre los arrestos domiciliarios

«A mí nadie me está financiando. No tengo vínculos con la embajada norteamericana y nunca he visitado EE.UU. Es falso, no pueden probarlo y lo saben. Por eso no puedo salir de mi casa», protestó el dramaturgo García Aguilera.

Las autoridades no se han pronunciado por el momento sobre las detenciones domiciliarias de los integrantes del 27N.

El grupo de 30 artistas había acordado reunirse hoy en la sede del movimiento cultural independiente INSTAR en La Habana. Este también fue «sitiado» por la policía, según indicó una de las líderes del colectivo, Tania Bruguera, que proporcionó fotos que muestran la presencia policial.

Físicamente bloqueados por las autoridades, los miembros del 27N tratan ahora de reconducir su estrategia mediante conversaciones virtuales. Tienen pocas esperanzas de diálogo, pero no descartan retomarlo en el futuro, ni piensan renunciar a la vía pacífica.

«El diálogo es la única opción viable y posible que nos queda. Yo quiero que el Gobierno reconozca que aquí hay una crisis, que se siente a dialogar. Que haga los cambios que se necesitan para evitar que las personas estallen y que solucionemos esto de manera democrática y justa», explicó Yunior García Aguilera.

Bruguera se muestra más pesimista. La artista es conocida por sus interpretaciones de tinte político. Además, ha participado en eventos en la Tate Modern de Londres y el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York.

«Creemos que el Gobierno está creando un caso para una segunda Primavera Negra para que la gente vuelva a coger miedo porque ha perdido el miedo», aseguró, en referencia a la ola represiva de 2003 en la que la administración del hoy fallecido Fidel Castro encarceló a 75 disidentes.

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: EFE

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba