fbpx
6 cosas que no sabías sober el Malecón de La Habana
Mennonot / Wikimedia

6 cosas que no sabías sobre el Malecón de La Habana

En Cuba, uno de los lugares más significativos es el Malecón de La Habana, un atractivo que por muchos años ha sido sitio de encuentro preferido por cubanos y reclamo para los turistas. Prácticamente cualquiera haya viajado a Cuba, de seguro ha estado en el famoso Malecón Habanero.


Por ser un lugar tan importante en la historia de nuestro país, hoy decidimos traerte seis aspectos que probablemente no conocías sobre El Malecón.

1. Al principio no se llamaba Malecón

El primer nombre de la vía fue «Avenida del Puerto». También se le llamó «Avenida Golfo». Esto fue para el año de 1819, cuando se dio inicio al “ensanche de extramuros”, para solventar las necesidades de expansión de la ciudad. Este era espacio costero que conectaba la entrada de la Bahía de La Habana con el Torreón de San Lázaro. Para entonces se trataba de un lugar de arrecifes, a donde las familias habaneras se dirigían para a tomar baños de mar.

2. Prioridad para el uso comercial

Francisco de Albear, uno de los mejores ingenieros cubanos durante el siglo XIX, tenía en mente una obra compleja, no se trataba de un simple paseo, aunque el uso recreativo era importante. Una amplia avenida con una altura de cuatro metros sobre el nivel del mar, separada de la orilla y erigida sobre una larga sucesión de 250 bóvedas, daría cauce a las necesidades de ampliación de La Habana.

A un lado de la galería resultante podría seguir la línea de ferrocarril. Allí se ubicarían almacenes, para dar servicio al activo puerto. También podría funcionar como línea defensiva militar. Pero el gobierno no aportó los fondos necesarios y el proyecto de Albear no se ejecutó.

3. Evitar las inundaciones

Los sistemas meteorológicos del norte del Caribe siempre han afectado a La Habana. A principios del siglo pasado, a lo largo de la deteriorada carretera de la costa capitalina, los edificios era constantemente afectados por las tormentas y los sectores al norte de la ciudad se inundaban frecuentemente durante la temporada de invierno. El Malecón debía ayudar a solventar este problema.

4. Los norteamericanos comenzaron su construcción

Los ingenieros civiles de la Marina de Guerra y el ejército estadounidense fueron los que construyeron conjuntamente los dos primeros tramos del Malecón de La Habana. El primer tramo, desde el Paseo del Prado hasta la Calle Crespo, se construyó entre 1901 y 1902. El segundo tramo llega hasta el Monumento al Maine y se terminó en 1921.

5. El Malecón de La Habana está rodeado de tesoros arquitectónicos

A todo lo largo de la extensión del paseo del Malecón se pueden observar hermosos edificios construidos a principios del siglo XX. Además, se han edificado en la zona monumentos dedicados a exaltar la memoria de los próceres de las Guerras de Independencia de Cuba, como es el caso de Calixto García o el Titán de Bronce, Antonio Maceo.

6. Algo más que un lugar de entretenimiento

Durante el día, se puede ver en el lugar a grupos de pescadores intentando ganarse la vida. También a jovencitos que se dedican a zambullirse en el mar. Por las noches el Malecón se llena de vida. Es un sitio donde los amantes se reúnen y los adolescentes pasan tiempo, escuchando música. Mucha gente se sienta en sus muros o camina a lo largo del paseo. Lamentablemente en los últimos años, por la popularidad del lugar y la cantidad de turistas que atrae, también se ha convertido en un lugar donde se mueve la prostitución.

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: Archivo TodoCuba / Viajes Equinoccio

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba