3 Iglesias poco conocidas de la Habana Vieja con más de 300 años de construidas

3 Iglesias poco conocidas de la Habana Vieja con más de 300 años de construidas

Es sabido que al fundar una villa lo primero que construían los españoles era la iglesia. La primera construida en La Habana estaba en los terrenos donde se encuentra hoy la Plaza de Armas de la Habana Vieja, su construcción costó solo 32 pesos y fue destruida por los piratas franceses en 1538. La Habana Vieja es uno de los sitios con más iglesias a pesar de lo pequeño que es el municipio y posee verdaderas joyas arquitectónicas con varios siglos de construidas. Al recorrer sus calles muchos se dirigen a los sitios más céntricos pero también existen iglesias poco conocidas que cuentan con más de tres siglos entre sus paredes. La próxima vez que visites el Casco Histórico no dejes de ir a estas tres iglesias, que de seguro alguna no conocías.

IGLESIA DEL SANTO CRISTO DEL BUEN VIAJE

 

 

Dirección: Villegas entre Lamparilla y Teniente Rey. Habana Vieja.

Arquitecto: Desconocido. Remodelación y ampliación: Morales y Cía.

Fecha de construcción: Siglo XVII. Reconstrucción: 1755. Remodelación y ampliación: 1932

Cuando se creó la Plaza del Cristo, en el año 1640, esta iglesia fue trazada por la orden franciscana. Su posición fue destinada a la culminación de la ceremonia del Vía Crucis que partía desde la Iglesia de San Francisco de Asís y era de las preferidas entre los marinos y la armada que hacían estancia en La Habana en sus viajes desde España. Originalmente construida como ermita y convertida en 1693 en auxiliar de la parroquial mayor, el Obispo Evelino de Compostela la elevó a la categoría de parroquia en 1703. En el año 1899, tras la ocupación americana, fue entregada a los padres agustinos norteamericanos. En la posesión de estos se construyó en sus alrededores la residencia de los frailes, una escuela parroquial y el colegio privado de San Agustín.

 

IGLESIA DEL ESPIRITU SANTO

Dirección: Cuba entre Acosta y Jesús María. Habana Vieja.

Arquitecto: Desconocido. Torre: Pedro Hernández de Santiago.

Fecha de construcción: Ermita original en 1638. Torre en 1707. Bóveda del presbiterio en 1720. Reconstrucción general y nave lateral en 1760. Remodelación en 1847.

Considerada generalmente como la iglesia más antigua de La Habana, investigaciones recientes han verificado que la realidad es otra. Si bien el edificio original, erigido como ermita para negros libres, y constituida hacia 1661 en segunda iglesia parroquial de la villa, data aproximadamente de 1638, muy poco queda de él debido a las sucesivas obras de reparación, reconstrucción y remodelación que se llevaron a cabo hasta el siglo XIX. La torre fue edificada en 1707, la bóveda del presbiterio hacia 1720 y alrededor de 1760 se ejecutó una reconstrucción casi total que incluyó la erección de nuevos muros y el añadido de una nave lateral. Otros elementos de interés de este templo son las criptas funerarias descubiertas en su interior en 1953; el sepulcro del obispo Gerónimo Valdés, hallado en 1936; y el hecho de haber sido declarada en 1773 como la única iglesia de La Habana con derecho a otorgar protección a los perseguidos por las autoridades.

 

CONVENTO E IGLESIA DE SANTA TERESA DE JESUS

Dirección: Compostela esquina Teniente Rey. Habana Vieja.

Arquitecto: Desconocido.

Fecha de construcción: Iglesia: 1707. Convento: Siglo XVIII (segunda mitad).

Este lugar es una de las tres joyas del Barroco Colonial de La Habana del siglo XVIII, en lo que a edificios religiosos se refiere, y casi nadie conoce de su existencia porque está fuera de las rutas turísticas frecuentes. En los tiempos de mayor esplendor, el Convento ocupaba un solar de 6.900 m², que era más de la mitad de la manzana contenida en la calle Teniente Rey, entre Aguacate y Compostela. Por Real Cédula del Rey Carlos III de España, fechada en Madrid el 14 de marzo del año 1700, se autorizó la fundación del Convento, que originalmente fue destinado a la orden religiosa de las Carmelitas Descalzas. El 28 de Enero de 1702 fue dictada por el Obispo Diego Avelino de Compostela, el acta autorizando la fundación del monasterio en el edificio que ocupaba entonces la Iglesia Nuestra Señora de Belén, con las casas y solares que él mismo donó para la fundación del este. El Convento se llamó durante muchos años “Monasterio de las Carmelitas Descalzas de Nuestra Señora de Belén”. En 1753, toma posesión el ilustrísimo Obispo Pedro Agustín Morell de Santa Cruz y coge a su cargo la restauración de la iglesia que necesitaba un mantenimiento adecuado ante el deterioro de sus techos. Unos años después, se sustituyen las antiguas paredes de tierra por muros de piedra. En 1928, abandonan las Madres Carmelitas la residencia debido a que se vieron privadas de la clausura que dispone la orden, al aumentarse la altura de los edificios que se construyeron rodeando el Monasterio, concretamente un edificio de la famosa farmacia Sarrá que constaba de siete plantas. Después que las monjas abandonaran el edificio que ocupó la iglesia y Convento de Santa Teresa, este fue muy transformado. En lo que fue la Iglesia de Nuestra Señora de Belén, se fundó otra iglesia con el nombre de María Auxiliadora, que sigue siendo su nombre en la actualidad. Sus jardines fueron abandonados y perdieron gradualmente el encanto de otras épocas hasta que llegaron a desaparecer. Lo que una vez fue huerto se convirtió en comedor social, en la parte que da a la calle Compostela y en la que da a la calle Aguacate, en círculo infantil. El brocal del pozo y la cruz que embellecían el patio del Monasterio, desaparecieron del lugar hace ya muchos años.

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba