fbpx

Teófilo Stevenson, el espectacular boxeador cubano que cargaba cemento en los puños

Pocos deportistas cubanos han sido tan populares y queridos en Cuba como Teófilo Stevenson, considerado con justicia como el mejor boxeador amateur que ha escalado a un cuadrilátero en la historia del deporte de los puños.


Stevenson más que guantes parecía llevar cemento en sus puños, porque eran pocos los rivales que lograban terminar en pie cuando combatían con él. Muchos preferían ni presentarse a las peleas para evitar el castigo cuando se enteraban que los pareos los habían colocado contra el boxeador cubano.

Natural de la oriental provincia de Las Tunas, Teófilo Stevenson comenzó a boxear a los 14 años y no paró de tumbar rivales a lo largo de dos décadas. Cuando se retiró del deporte activo había ganado más de 300 combates. Entre el palmarés que acumuló este ídolo del deporte cubano se cuentan tres títulos olímpicos y tres mundiales que lo convirtieron en el rey indiscutible de los pesos pesados en la década de 1970.

Dueño de una técnica depurada, Stevenson era un boxeador natural que parecía flotar sobre el escenario por su agilidad, una cualidad nada común en un boxeador de su peso. Por esa razón fue le salieron muchas novias entre los promotores del boxeo profesional que le ofrecieron villas y castillas, pero siempre rechazó estas ofertas.

Stevenson más que guantes parecía llevar cemento en sus puños

Por muchos años se trató de organizar un combate entre el cubano y Mohamed Alí, el campeón profesional de los pesos pesados, pero nunca fue posible por las diferencias políticas entre La Habana y Washington.

Pichón de isleño, era hijo de un emigrante de la isla de San Vicente, nació el 29 de marzo de 1952 en el batey del Central Delicias, en el término municipal de Puerto Padre, en Las Tunas y falleció en La Habana el 11 de junio de 2012.

De él expresó el eminente entrenador norteamericano Emmanuel Steward: “Es el peleador más perfectamente balanceado que yo haya visto jamás”; lo que fue atestiguado por uno de sus rivales en el ring, el alemán Peter Hussing, quien fue noqueado por Stevenson en las semifinales de las Olimpiadas de Múnich 1976: “Uno no tiene tiempo de ver su derecha. Y cuando la ve es porque la tiene ya sobre el mentón”.

Escrito por | Redacción - AHP

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba