Silvio Leonard, el bólido cubano que no fue campeón olímpico por una cabeza

Silvio Leonard, el bólido cubano que no fue campeón olímpico por una cabeza

Que Cuba no dé velocistas parece una contradicción cuando se mira por encima del hombro. Hombres como Enrique Figuerola, Leandro Peñalver y el más grande de todos, Silvio Leonard ya sacaban humo a las pistas cuando Jamaica ni asomaba en el panorama olímpico.

Silvio Leonard que llegó al atletismo cubano por mero accidente, pues soñaba con ser pelotero, revolucionaría ese deporte en Cuba convirtiéndose en el velocista más ilustre de todos los tiempos en la Isla.

Tres oros panamericanos, una plata olímpica en los 100 metros planos y los récords vigentes en los 100 y 200 metros planos en Cuba son cartas de presentación súper elocuentes que hablan de su calidad contrastada en el atletismo al mayor nivel posible.

Hasta hoy continúa siendo el único cubano que ha conseguido bajar de los 10 segundos en el hectómetro al marcar 9.88 en la Copa América de Guadalajara en 1977 y casi batir los 20 en los 200 al detener los relojes en 20.06 segundos durante el Mitin de Varsovia en 1978.

Estos récords llevan 40 años mirando desde el Olimpo a los sprinters cubanos y tal como van las cosas para el atletismo cubano en la velocidad, todo parece indicar que permanecerán otros 40 siempre que se les acerque nadie en la mayor de las Antillas.

Leonard estuvo, incluso, a punto de convertirse en el único cubano en ganar un oro olímpico en los 100 metros planos, pero cometió un error táctico fatal.

Estaba ganando la carrera pero se puso a mirar a los lados para ver al que venía detrás y perdió tiempo. Además, entró parado y aunque hizo el mismo registro que el inglés Allan Wells que hizo la competencia de su vida y al llegar a la meta metió la cabeza, lo que definió el oro en el fotofinish.

Así perdió Silvio Leonard su oportunidad de llevar a sus vitrinas un oro olímpico… por una cabeza.

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba