fbpx
Nuevos récords de temperaturas máximas absolutas en Cuba
EFE / Yander Zamora

Nuevos récords de temperaturas máximas absolutas en Cuba en el 2020

La Habana, 30 de diciembre de 2020.- Cuba cierra el 2020 con varios récords de temperaturas máximas absolutas, mientras el mes de abril es coronado como el más cálido de los últimos setenta años, a lo que se suman tormentas tropicales, tornados e inundaciones, según un balance del Instituto de Meteorología de la isla publicado este martes.

Temperaturas máximas absolutas cercanas a los 40 grados


Solo entre los días 10 y 25 de abril pasado los termómetros cubanos registraron treinta marcas de máxima y en fecha 12 en la estación meteorológica de Veguitas, de la provincia suroriental de Granma, la temperatura subió hasta los 39.7 grados, el nuevo récord nacional absoluto para Cuba.

En la misma jornada, también sorprendieron los 39.3 grados reportados en la estación de Indio Hatuey. Esta se convirtió en la nueva marca absoluta de calor para la provincia occidental de Matanzas y toda la mitad occidental del archipiélago cubano. Mientras, en el norte de La Habana se registró otro alto valor de 38.5 grados.

Condiciones de poca nubosidad, radiación solar intensa, escasas lluvias y vientos débiles a causa del dominio de las altas presiones favorecieron el ascenso significativo de las temperaturas máximas diurnas en el país caribeño durante el cuarto mes del año, en opinión del meteorólogo Danier Ernesto González.

El aire seco del desierto del Sahara llegó a Cuba a finales de junio con una nube de polvo densa que deterioró la calidad del aire de manera sensible en gran parte del archipiélago y al elevar notablemente las temperaturas quebró récords de máxima para el mes en la provincia occidental de Artemisa y zonas del oriente como la Gran Piedra y Pinares de Mayarí.

Llegadas de frentes fríos

El especialista anticipó que a finales de este 2020 se repetirá la tendencia de años anteriores con la llegada de frentes fríos a Cuba. Estos vienen acompañados de temperaturas significativamente bajas.

El inventario meteorológico del año recuerda la ocurrencia de intensas precipitaciones que provocaron desbordamientos de ríos e inundaciones en zonas de siete provincias cubanas. También causaron descargas eléctricas, granizadas y deslaves.

El mes de marzo fue el más seco desde 1961. Además, al cierre del primer trimestre del año, el 90 % de la isla sufrió los efectos de la sequía.

En contraste, en noviembre llovió muy por encima de la media en todo el país. De esta manera se situó ese periodo como el más lluvioso en décadas.

Cuba no sufrió el azote directo de ningún huracán este año, aunque sí el de las tormentas tropicales Laura y Eta, y de manera indirecta influyeron las lluvias y vientos de Cristóbal, Isaías, Marco, Sally, Gamma y Delta.

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: EFE

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba