fbpx
La Habana reporta 3 nuevos casos de COVID-19
EFE / Yander Zamora

La Habana reporta tres nuevos casos de COVID-19

La Habana, 6 de julio de 2020.- La Habana es una de las pocas regiones de Cuba que no ha llegado a cero infecciones y reportó este domingo tres nuevos casos positivos de COVID-19, dos días después de la puesta en marcha de la primera fase de la reapertura escalonada. La capital mantiene un goteo de infecciones con números bajos.


La Habana ha registrado en los últimos quince días 54 casos de COVID-19. Esto significa una tasa de incidencia de 2,53 por 100.000 habitantes. Solo le sigue la vecina provincia de Mayabeque, donde se contagiaron 7 pacientes, según el informe actualizado hoy por Francisco Durán, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Al cierre de este sábado, los tres últimos confirmados -todos cubanos y residentes en dos municipios habaneros- resultaron del estudio de 2.446 muestras de todo el país para un total de 183.143 pruebas realizadas, con las que se han detectado hasta la fecha 2.372 personas contagiadas (1,3%) con el coronavirus SARS-CoV-2.

En la última jornada se otorgaron dos altas médicas y por octavo día consecutivo no hubo ningún fallecido.

Para vigilancia clínico-epidemiológica se encuentran ingresados en hospitales 134 personas, 61 se consideran sospechosos de ser portadores y 55 son pacientes confirmados.

Otras 160 personas se vigilan en sus hogares desde la atención primaria de salud, de acuerdo a las nuevas precisiones.

Los tres nuevos pacientes de COVID-19 en La Habana

El doctor Durán puntualizó que de los tres enfermos notificados hoy dos eran asintomáticos en el momento de la prueba de diagnóstico PCR y dos son menores de 20 años, contactos de un caso confirmado.

De los 55 casos activos, 52 presentan una evolución clínica estable y suman tres los pacientes reportados graves, uno más que ayer.

Los recuperados de la enfermedad son hasta ahora 2.229, la cifra de fallecidos se mantiene en 86 y en dos la de los evacuados a sus países de origen.

La Habana, con unos 2,2 millones de habitantes, continúa como el epicentro de la epidemia de COVID-19 en la isla, pese a que en las últimas semanas las infecciones han bajado a menos de 10 por día.

Esa situación provocó que fuera la única región de la isla que quedó rezagada para iniciar la primera fase de la desescalada de las medidas restrictivas dispuestas desde marzo pasado por las autoridades para controlar al coronavirus.

Desde el viernes, en la capital cubana se restableció el transporte público urbano, reabrieron restaurantes y bares con aforo limitado y los habaneros accedieron a las playas aunque con medidas de control para evitar aglomeraciones.

Ya en la segunda fase

El resto de las provincias cubanas, excepto Matanzas -situada a 100 kilómetros al este de La Habana- ya transitan por la segunda de las tres fases de la recuperación pos-COVID.

Esa etapa incluye la ampliación del acceso a los lugares públicos como el uso de las piscinas al 60 % de su capacidad, se suma la reapertura de las casas de cultura, teatros y cines, manteniendo las medidas de distanciamiento físico.

Además serán restituidos los servicios de los gimnasios al aire libre. Reabrirán los bares, discotecas y cabarets y se reiniciará el turismo internacional. Aunque los extranjeros estarán limitados a los cayos al norte y sur de la isla grande.

Si le ha gustado este artículo, también podrían interesarle estos otros:

También puede ver artículos similares en nuestra sección de noticias.

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: EFE

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba