Gimnasios privados fomentan la práctica del spinning en Cuba a pesar de su altísimo precio

Gimnasios privados fomentan la práctica del spinning en Cuba a pesar de su altísimo precio

En la misma medida en que se multiplican los gimnasios privados en Cuba ha comenzado a tomar auge, sobre todo en La Habana, la práctica del spinning (una forma de entrenamiento sumamente fuerte que realiza sobre una bicicleta estática). Tan popular se ha hecho su práctica que los gimnasios privados han organizado en los últimos años varios maratones entre sus clientes.

Para la práctica del spinning los gimnasios designan un monitor, que es el encargado de guiar a todo el grupo en el entrenamiento. Esta modalidad de entrenamiento es tan intensa que resulta brutal para el cuerpo… y para el bolsillo, porque no es precisamente barata.

Sólo los gimnasios más exclusivos pueden asumir el presupuesto necesario para el spinning, que está sólo al alcance de las personas más adineradas que forman su clientela. Una sola sesión se spinning, con duración de más o menos 45 minutos, tiene un valor de 2.00 CUC, muy lejos del alcance del bolsillo de la inmensa mayoría de un pueblo en el que el salario medio ronda los 30.00 CUC mensuales.

Sin embargo, y como muestra de las grandes diferencias que han surgido en Cuba, muchos pueden pagar las sesiones y abarrotan los salones que llegan a tener hasta 20 bicicletas, casi siempre ocupadas.

Uno de los salones de spinning más populares de La Habana es Odacyling en el barrio del Vedado. Ambientado con música se adapta a los gustos de sus clientes y combina el trabajo anaeróbico con el aeróbico, a la vez que trabaja la resistencia cardiovascular y entrena la velocidad.

Odacyling es un local muy acogedor, con grandes espejos, luces a juego y aire acondicionado, de ahí que sus precios sean altos. No puede ser de otra forma, pues la inversión en acondicionar el salón, comprar e importar las bicicletas ha sido muy alta. Además, el spinning tiene demanda y el Estado no tiene ninguna instalación deportiva que brinde este servicio a menor costo y pueda hacer la competencia.
Sólo en el Club Habana, de Palco, el Fitness Center, contaba con un gimnasio adecuado para la práctica del spinning pero se encuentra en decadencia, con sólo cuatro bicicletas funcionando. Como sucede siempre en Cuba, la pequeña empresa le ha pasado por el lado al Estado como una exhalación.

Hombres, mujeres, adolescentes y niños se suman cada vez más a la práctica del spinning en Cuba porque es una forma divertida de eliminar el sobrepeso y el estrés, a la vez que se consigue una buena figura.

Escrito por: Redacción.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba