fbpx
havanatimes.com

Esa pelota de cada día…

Hace unos días atendía (que se parece a ver, pero no es lo mismo) a un programa X de la programación Y. De pronto escucho un comentario de Z que dice: “Hay que ver esa pelota. La pelota es lo nuestro y en Cuba es religión”.


No obstante noté cierto aire de resignación en el comentario. Un aire que decía es la religión por herencia, porque siempre lo ha sido, no por otra cosa.

Quizás más que resignación, el comentario encerraba algo de tozudez.

No hay que discutir que el béisbol es el deporte nacional de Cuba. Eso queda fuera de la cuestión.

Pero de ahí a que se mantenga siendo “religión”, va un trecho bien largo en este momento, tan largo que creo se abre ante nuestros pies como un abismo.

FUENTE: pelotacubanablog.com

En mi opinión, religión es algo con una figura central (o varias) en la que se cree y se les encomienda cualquier cantidad de esperanzas.

Religión es bálsamo, es tranquilidad. La pelota de hoy, pese a los esfuerzos que se hacen por intentar revivirla, no es ese bálsamo. No aporta esa paz.

Hace quince años, mientras se vivía el intenso play off entre Industriales y Pinar del Río.

Donde Lázaro de la Torre se encaramó cuatro de las cinco veces en la lomita capitalina para defender un pase a semifinales que se acarició de cerca, el ambiente era increíble.

A grada llena se vivían los juegos incluso en el horario de la tarde, las calles de la capital estaban llenas de carteles y pancartas con aquella frase de Industriales campeón, Pinar pa´l latón.

Y así, otras cosas por el estilo pues, la pelota, se había mantenido como ese “tranquilizante” en medio de una época bien dura.

esa pelota,
Ojalá me esté equivocando y en otros lugares se viva como se solía vivir antes, pero no creo que así sea. FUENTE: havanatimes.com

Eso fue hace quince años.

En ese tiempo, la última vez que recuerdo se vivió el béisbol cubano como algo de lo que enorgullecerse, fue en 2006, durante el Clásico Mundial.

De esa fecha a hoy se van a cumplir unos trece años en marzo, cuando arranque una cuarta versión con pronósticos poco halagüeños para la escuadra nacional.

Las “figuras de culto” han desaparecido y las otras desaparecen tan rápido que no dan tiempo a cogerles el mínimo de aprecio.

Pues nada más deslumbran, la gente, más que pensar en lo que aportarán a Cuba, piensan el tiempo que les queda antes de ser engullidos por la marea…de otros océanos beisboleros.

Los juegos vespertinos impiden que el público asista a apoyar a sus equipos (salvo algunas excepciones) aunque igualmente no se ve un interés manifiesto en hacerlo.

Pero aún defendemos lo indefendible y no vemos que no se está haciendo nada en concreto para retomar lo “espectacular” de la pelota.

Ojalá me esté equivocando y en otros lugares se viva como se solía vivir antes, pero no creo que así sea.

Eso para evitar hablar de los deportes que le hacen competencia, que ya será tema para otro comentario.     

FUENTE: pelotacubanablog.com

Escrito por | Redacción

Fuente: GGG

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba