fbpx

Claudio Roba, el pinareño que fabrica bates de béisbol que ningún lanzamiento puede quebrar

Claudio Roba vive orgulloso de los bates que produce la pequeña fábrica que instaló en 2014 en las afueras de la ciudad de Pinar del Río. Afirma que son irrompibles y para probarlo les descarga sin compasión, uno tras otro, golpes con un martillo de cinco libras. El madero soporta todo el castigo, se abolla, pero no se quiebra. Ni siquiera un lanzamiento de más de 90 millas podría partirlo.


El pequeño empresario se animó a establecer su pequeña industria para apoyar con sus bates los entrenamientos de pasatiempo nacional cubano. No fue una decisión improvisada, pues “cocinó” el proyecto en su cabeza por seis años y realizó numerosos estudios e investigaciones para poder realizar el primer bate de fibras de madera made in Cuba.

El proceso de fabricación demanda dos días: uno para pegar las fibras y otro para el torneado.

Los bates de fibras de madera, como los fabricados de fibra de carbono o bambú, son muy útiles para las prácticas, pues resultan prácticamente irrompibles (aunque estos últimos son ilegales), lo que significa un considerable ahorro para las ligas tomando en consideración la cantidad de bates que diariamente se quiebran.

Primero lo intentó con bambú, pero no tuvo buenos resultados. Luego se pasó a la madera y fue puliendo las deficiencias de sus trabajos con mucha paciencia hasta conseguir el resultado deseado.

El secreto de este novedoso implemento está en el tratamiento de las fibras, en su ubicación y en la técnica para pegarlas

En su pequeña fábrica Roba, además de sus bates irrompibles elabora otros 15 elementos implementos deportivos entre los que se cuentan arcos y flechas, y raquetas de bádminton y tenis de mesa.

Desde el año 2007 los bates de su marca fueron certificados por la Comisión Nacional de Béisbol de Cuba y se pueden utilizar en torneos oficiales en la Isla. Entrenadores como Casanova y Anglada han elogiado su calidad y peloteros como Yoandry Urgellés, Alfredo Despaigne y Yoenis Céspedes los empuñaron en algún momento.

La disposición de las fibras permite hacer bates exclusivos para zurdos o derechos, sluggers o chocadores de bola

La resistencia de los bates irrompibles de Roba se debe a que en el implemento se pueden combinar fibras duras de árboles como el marabú, eucalipto y el roble con otras sumamente flexibles como las de la acacia, la majagua o la güira.

Los bates de fibras también se fabrican personalizados, en dependencia de las características del destinatario: si es un slugger lo mejor son las duras, mientras que las flexibles se prefieren para los bateadores de tacto porque hace su peso más ligero.

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba