fbpx
Amy Coney Barrett
Rachel Malehorn /Joe Ravi

Trump escoge a Amy Coney Barrett para reemplazar a Bader Ginsburg

Washington, 27 de septiembre de 2020.- Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, anunció el sábado su selección de Amy Coney Barrett para cubrir la vacante que dejó el fallecimiento de la magistrada Ruth Bader Ginsburg en la Corte Suprema de Justicia de ese país.


Trump afirmó que Coney Barrett es una de las «mentes legales brillantes y talentosas» en todo el país. Piensa que está «muy eminentemente calificada para el trabajo».

La jueza sería la primera madre con niños en edad escolar en servir en este alto tribunal. Es además la  tercera nominación de Trump a la Corte Suprema.

Amy Coney Barrett, católica y conservadora

Barrett, de 48 años, es una católica devota con siete hijos y una favorita de los conservadores religiosos y se considera que rechaza de plano el aborto. Estuvo entre los finalistas para la segunda nominación de Trump al alto tribunal, que finalmente obtuvo el juez Brett Kavanaugh.

Barrett fue nominada por Trump a la Corte de Apelaciones del 7mo Circuito federal y confirmada por el Senado en octubre de 2017 por 55 votos a favor y 43 en contra. El 7mo Circuito, con sede en Chicago, cubre los estados de Illinois, Indiana y Wisconsin.

Las audiencias en el Senado están programadas para empezar el 12 de octubre y se espera que se tome una decisión sobre su nominación antes del 26 de octubre, según dijeron este sábado líderes republicanos.

En sus casi tres años en el puesto ha firmado unas 100 opiniones, incluidas varias opiniones discordantes en las que mostró su claro y consistente cariz conservador.

Amy Coney Barrett trabajó como asistente legal del juez de la Corte Suprema Antonin Scalia. Brevemente se desempeñó como abogada privada en Washington D.C., antes continuar sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Notre Dame, para convertirse en profesora en 2002.

En 2017, durante su vista de confirmación en el Senado para el puesto en la corte de apelaciones, los demócratas presionaron a Barrett sobre si sus creencias afectarían a sus posibles fallos sobre el aborto y otras cuestiones sociales controvertidas.

«Mi creencia religiosa no me exime de mis deberes como juez»

Barrett respondió que se tomaba su fe católica en serio, pero que “yo recalcaría que mi afiliación religiosa personal o mi creencia religiosa no me eximen de mis deberes como juez”.

Su esposo es Jesse Barrett, un exfiscal federal que ahora está asociado con una firma legal de South Bend, Indiana. La pareja tiene siete hijos, incluidos dos adoptados en Haití y uno con necesidades especiales.

La selección de Barrett, si es confirmada por el Senado, le permitiría a Trump poner un sello histórico en el máximo tribunal apenas semanas antes de la elección presidencial.

Grupos conservadores y aliados en el Congreso están sentando las bases para un rápido proceso de confirmación. Esto ya ocurría antes de que Trump anunciara oficialmente su selección. Ellos, como el presidente, no han perdido tiempo para remplazar a Ginsburg. Han organizando una campaña millonaria de anuncios y alentado a los partidarios a respaldar a la nominada y la reelección de Trump.

El probable cambio en la composición de la Corte —de Ginsburg, un símbolo liberal, a una ultraconservadora— sería el mayor cambio ideológico desde que Clarence Thomas remplazó a Thurgood Marshall hace casi tres decenios.

Para Trump, proveerá una necesaria asistencia política en momentos en que trata de animar a su base de apoyo. Para los conservadores, será una esperada recompensa por su a veces incómoda adopción de Trump. Y para los demócratas será otro momento de ajuste de cuentas. El partido está inmerso en una dura batalla para recuperar la Casa Blanca y el Senado.

Se espera su confirmación antes de las elecciones

Los senadores republicanos están preparándose para las audiencias de confirmación en dos semanas. Se espera el voto en el pleno para antes del día de la elección. Los demócratas esencialmente carecen de poder para impedir la votación.

“Confío en que él va a hacer una excelente nominación”, dijo el líder republicano del Senado Mitch McConnell en declaraciones a Fox News. “El pueblo estadounidense va a mirar detenidamente a la nominada y concluir, como muy probablemente concluiremos nosotros, que ella merece ser confirmada en la Corte Suprema”.

El senador demócrata Dick Durbin dijo por su parte que los republicanos “están determinados a hacerlo lo más pronto posible. Piensan que ayudará a Trump a ser reelecto”.

Trump había dicho que estaba considerando a cinco mujeres para la vacante de Ginsburg, pero Barrett estuvo en la Casa Blanca al menos dos veces esta semana, incluyendo una el lunes para reunirse con Trump.

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: Telemundo

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba