fbpx
Cuba prioriza y raciona los alimentos ante la pandemia del coronavirus
Wikimedia / G. Baviere

Racionamiento de alimentos en Cuba ante la pandemia del coronavirus

La Habana, 28 de marzo de 2020.-  Dar prioridad a la producción y más controles en la distribución de alimentos, son algunas de las medidas que han anunciado las autoridades de Cuba en el área económica y el comercio minorista, enmarcadas dentro el escenario creado por la propagación del coronavirus. Una de las necesidades apremiantes es evitar la aglomeración de personas en establecimientos comerciales.


Alejandro Gil, viceprimer ministro cubano, anunció en un programa de televisión que se hará énfasis en la producción de alimentos en la isla, concentrando los recursos disponibles hacia los productos básicos, como la producción de fuentes de energía renovable, artículos de limpieza, medicinas y cemento, entre otros.

Cuba ha reportado hasta ahora 80 casos confirmados de COVID-19 entre los que figura uno de trasmisión múltiple local-, mantiene a 1.851 personas aisladas preventivamente en instalaciones sanitarias y ha dado de alta a cuatro pacientes, de los cuales dos fallecieron y uno fue repatriado.

«A esta situación debemos responder de una manera ordenada, que permita tomar un grupo de decisiones para enfrentar la pandemia con el menor costo económico posible y que nos permita recuperarnos», recalcó el también titular de Economía y Planificación de la isla.

Producción de alimentos en tiempos de coronavirus

Gil llamó a buscar soluciones «por nuestras propias manos» ante la situación planteada por el coronavirus, que en lo que se refiere a los alimentos se traducen en potenciar la producción agropecuaria con los cultivos de ciclo corto y la agricultura en espacios urbanos de productos como el plátano, maíz, carne de cerdo, arroz, frijoles y huevos.

Dijo que se está llevando a «punta de lápiz» la importación de productos básicos para la alimentación de la población. En este renglón el país dedica más de 2.000 millones de dólares al año.

«Es evidente una restricción de ofertas de las importaciones porque los países producen menos, así como dificultades para el acceso a fuentes de financiamiento y crédito externo, lo cual evidencia una disminución de los niveles productivos en el país y en la inversión extranjera», expresó.

Ralentizar y disminuir algunas inversiones, sobre todo las que no han iniciado o están en un nivel bajo de ejecución, así como evitar las pérdidas en el sector empresarial son otras de las directrices citadas por el ministro.

Señaló que en el actual contexto se va a seguir una estrategia «paso a paso». Aun no se conoce el tiempo que podría aún demorar la situación provocada por la pandemia de la Covid-19.

La búsqueda de productos escasos provoca aglomeraciones

En las últimas semanas la red comercial de la isla ha sufrido nuevamente el desabastecimiento de alimentos como el pollo, la leche en polvo, el queso y el yogurt. Esto ha provocado largas colas y aglomeraciones no recomendadas en tiempos del contagioso coronavirus.

En las redes sociales los internautas han estado reclamando una distribución más organizada de los productos deficitarios. Incluso solicitando que se distribuyan a través de la «cartilla de racionamiento». De esta manera se distribuye a la población un grupo de productos de la canasta familiar a precios subvencionados.

La ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz, anunció hoy la venta «controlada y regulada» de una serie de productos. Con ello se busca evitar el acaparamiento y la reventa.

La libreta de abastecimientos

Precisó que hay productos que no podrán comercializarse por la «libreta de abastecimientos», como se le conoce popularmente en la isla. Este mecanismo cuenta con más de 11,15 millones de cubanos registrados.

Cada cubano adulto recibe mensualmente a través de la «libreta de abastecimientos» -establecida desde 1962- 7 libras de arroz, 4 de azúcar, medio litro de aceite de soja, un paquete de café mezclado, un paquete de pasta, 15 huevos, 10 onzas de granos y una libra de pollo.

Además entrega a los niños -de 0 a 14 años- 1 libra de picadillo, 11 onzas de pollo y un litro diario de leche hasta que cumplen los siete años.

La responsable de la cartera de Comercio Interior detalló que desde el próximo 30 de abril se distribuirán adicionalmente y de manera controlada por cada persona 10 onzas de chícharos y una libra de pollo -a un precio no subsidiado de 20 pesos cubanos (equivalentes a 0.75 centavos de dólar).

Los productos de aseo como los jabones de lavar y de baño, la crema dental y la lejía se comercializarán por la «cartilla». La frecuencia será trimestral, en módulos que incluirán una cantidad de esos artículos de acuerdo al número de integrantes de cada núcleo familiar.

Si le ha gustado este artículo, también podrían interesarle estos otros:

También puede ver artículos similares en nuestra sección de noticias.

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: EFE

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba