fbpx
Pinterest

La trágica historia de amor detrás del bolero “La boda negra”

“Oye la historia que cóntome un día el viejo enterrador de la comarca…”. Así comienza “Boda Negra”, una de las canciones más versionadas y plagiadas de la historia. Tras ella, se esconde una trágica y bella historia de amor que al devenir en leyenda terminó por convertirse en macabra.


El bolero Boda Negra fue una versión que realizó el compositor cubano Alberto Villalón del poema del colombiano Julio Flórez que lleva el mismo nombre. Este, a su vez, tomó la idea de otra composición lírica, el poema “Boda macabra” del sacerdote venezolano Carlos Borges, compuesto en el año 1890, que se inspiró en un hecho real.

Alberto Villalón realizó una versión del bolero Boda Negra
Alberto Villalón realizó una versión del bolero Boda Negra. Fuente: Discogs.

La historia detrás del bolero Boda Negra

Según cuentan, a finales del siglo XIX vivía en La Habana un joven poeta y periodista de nombre Francisco Caamaño Cárdenas, quien se encontraba locamente enamorado de su prometida, la hermosa joven Irene Gay. Sin embargo, ella murió con sólo 18 años, víctima de la tuberculosis y sin haber podido realizar su sueño de casarse con el poeta. A raíz de esto, él cayó en total desesperación. Desgarrado por el dolor, cumplió la última voluntad de la muchacha y la hizo enterrar vestida de novia y cubierta de flores.

Como ni él ni la familia de la joven tenían recursos suficientes tuvieron que inhumarla en la zona de los pobres del Cementerio de Colón. Tras pasar tres años y no poder pagar las tarifas que exigían los osarios para salvaguardar los restos, estos fueron exhumados para ser depositados en una fosa común. Francisco pidió que se les entregaran. Incluso consiguió con un amigo cirujano una autorización, que alegaba que la osamenta sería usada en estudios médicos. Pero como la muchacha había muerto de tuberculosis, las autoridades de la necrópolis se negaron a entregar el cadaver.

Cementerio de Colón.
Cementerio de Colón. Fuente: TripAdvisor.

Caamaño sobornó entonces a los sepultureros y se llevó los despojos en medio de la noche. Su único objetivo era preservarlos hasta contar con el dinero suficiente para construirle a su amada un panteón y depositarlos en él. Con ese propósito, los guardó con amor en su propia casa.

Se desconoce de qué forma llegaron a conocer sus vecinos este hecho tan poco usual para la época; pero pronto comenzaron a circular rumores de que Francisco practicaba la necrofilia y que los restos de su prometida provocarían un brote de tuberculosis en el lugar. El joven se marchó entonces del lugar y se fue a vivir a Oriente donde encontró trabajo en el Diario El Rebelde.

Versión del bolero Boda Negra de Maria Teresa Vera – Fuente: Akin Pamir – Youtube.

El trovador Alberto Villalón musicalizó la historia y la hizo popular

Años después, al regresar a La Habana, se encontró que en todos los bares se cantaba su historia. El trovador Alberto Villalón había musicalizado los versos y los había popularizado. Caamaño visitó la barbería de su amigo Guillermo Muñiz, quien le confesó que le había narrado la historia al poeta Julio Flórez. Al escuchar el relato, impresionado, el bardo escribió el poema sin levantarse de la silla en la barbería. Su inspiración añadió los elementos de fantasía que le dieron su toque macabro.

Se desconoce si Francisco logró construir un panteón para su amada en algún cementerio como se había propuesto. Tampoco se conoce si realmente celebró sus bodas con el cadáver De cualquier forma, el amor de Caamaño y la joven Irene alcanzó la inmortalidad a través de la música. Boda Negra ha sido versionada innumerables veces. Además, sirvió como inspiración a una célebre canción española del año 1943, Rascayú, popularizada por Bonet de San Pedro. Incluso se ha escrito una obra de teatro que mezcla la historia de los amantes con la vida turbulenta del cura Borges.

Para conocer más sobre este y otros temas, visita nuestra sección de música cubana.

Escrito por | Redacción - NGM

Fuente: Archivo TodoCuba

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba