fbpx
27 casos de COVID-19, que sigue concentrada en el oeste de Cuba
EFE / Yander Zamora

La COVID-19 sigue concentrada en el oeste de Cuba

La Habana, 26 de agosto de 2020.- Cuba registró este martes otros 27 casos de la COVID-19, concentrados sobre todo en el oeste del país, la región más afectada por los recientes rebrotes del virus que podrían complicarse aún más tras el paso de la tormenta tropical Laura.


De los nuevos positivos, once residen en La Habana, ocho en Matanzas, seis en la cercana Artemisa, uno en Pinar del Río y uno en la central Villa Clara, la única provincia fuera de la zona occidental con reportes hoy, según el parte diario del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

La Habana y el oeste de Cuba afectados por la COVID-19

La capital, el epicentro de la enfermedad en la isla, hasta la fecha acumula 530 de los 668 contagios diagnosticados en los últimos quince días, seguida por la vecina Artemisa con 69.

Francisco Durán, director de Epidemiología del Minsap, señaló durante su comparecencia televisiva habitual que los datos demuestran que la epidemia de la COVID-19 sigue concentrada al oeste de Cuba,

El doctor Durán subrayó que a pesar de esto continúan con los estudios en todo el país, incluso en zonas donde no se registran casos desde hace meses.

Los pacientes de este martes se detectaron entre 4.536 muestras PCR completadas la víspera, lo que eleva a 369.889 el total de estas pruebas, complementadas por miles de kits rápidos.

Entre los confirmados hay 26 cubanos y un bebé de 2 años, registrado como ciudadano francés residente en la isla. De ellos 25 fueron contactos de otros casos y en dos no se identifica aún la fuente de infección.

Cuba ya acumula 3.744 positivos con coronavirus, de los que se han recuperado 3.102 (83 %). Se encuentran activos 549: catorce graves, tres críticos y el resto con evolución estable.

En hospitales cubanos permanecen ingresadas 1.138 personas, según datos oficiales, que sitúan el recuento de fallecidos con coronavirus en 91 desde hace dos días.

Tormentas en tiempos de la COVID-19

Después de declarar controlada la enfermedad en junio pasado y no diagnosticar contagios a fines de julio, Cuba sufre hoy una segunda ola del virus relacionada con varios rebrotes que han paralizado la reapertura en La Habana y la han ralentizado en otras provincias del occidente.

En medio de todo esto, la isla tuvo que activar sus protocolos ciclónicos ante el paso de la tormenta tropical Laura. El vendaval recorrió el país de este a oeste, aunque no causó daños de consideración ni víctimas humanas.

La pandemia complicó desde un inicio los preparativos en las zonas vulnerables. Fue necesario ajustar los planes a las nuevas medidas sanitarias, sobre todo en los refugios estatales, con capacidad limitada ahora por la obligatoria distancia física.

Laura varió su trayectoria y no afectó al país como se esperaba. Sin embargo, miles de cubanos fueron evacuados como prevención. Esto podría contribuir a una mayor dispersión del virus, teniendo en cuenta la mayoría de casos asintomáticos.

Este es un panorama complicado, sobre todo porque en una semana esta previsto el reinicio del curso escolar en todo el país. Se exceptúa a La Habana, la única región cubana que mantiene fuertes restricciones de movilidad y aforo.

Si le ha gustado este artículo, también podrían interesarle estos otros:

También puede ver artículos similares en nuestra sección de noticias.

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: EFE

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba