Faustino Oramas, el rey del doble sentido que hizo reír a toda una isla con sus canciones

Faustino Oramas, el rey del doble sentido que hizo reír a toda una isla con sus canciones
© Flickr

Faustino Oramas, trovador popular cubano que recibe el apodo de El Guayabero, fue conocido por todos como el rey del doble sentido, esto por la habilidad que tenía para improvisar relatos en los que resaltaba el humor y la picardia a la manera de un Boccaccio tropical, como se denota en ¡Ay, mamá!, Como vengo este año, Como baila Marieta, y La yuca de Casimiro, entre muchos otros.

Fue en el año 1938 cuando se le apoda El Guayabero; inició su carrera en el septeto La Tropical, grupo que era dirigido por Benigno Mesa.

Posterior a esto formó su propio grupo musical, el cual se inició con Santana Oramas Osorio, y Candito Oramas Batista; más tarde se incorporó Misael Pino.

Su grupo actuó en casi todos los pueblos de la provincia de Holguin.

El son montuno tradicional, fue el ritmo que cultivo; quien escuchaba sus interpretaciones solía completar las medias palabras, o rimar las estrofas generalmente con alguna «mala palabra».

¡Mira aquí uno de los videos de Faustino Oramas El Guayabero en el son Como Baila Marieta!

En el año de 1926, Faustino Oramas el guayabero asistió a un bailable realizado en el central azucarero con el Conjunto Trovadores Holguineros, estando en el lugar una jovencita los atendió, este acto de servicio produjo la ira de su esposo, el era un cabo activo de la Guardia rural.

Por lo que el guardia busco agredir al músico.

Cuenta la historia que aquel saloncito llamado Guayabero, se creó este tema del son montuno El Guayabero.

Este son alcanzo una popularidad al poco tiempo que le cambió el nombre al artista, que pasó a ser reconocido simplemente como El Guayabero, en vez de Faustino Oramas.

De tal experiencia se produjo también el estribillo «El Guayabero, mamá, me quieren dar! 

Oramas solia vestir de traje blanco y un sombrero,el cual era también de ese color, indumentaria que él mismo confeccionaba, su eterna corbata y su modo de cantar era imperturbable.

De origenes humildes, y el hecho de estar cantando y actuando desde adolescente le permitió encontrar sus raíces musicales y culturales, y recrearlas no solo a través de los famosos tumbaos con doble sentido, sino también de piezas antológicas como Mañana me voy a Sibanicú, Siempre en la cola y Tumbaíto.

Pablo Milanés lo catalogó de genio popular con características muy especiales dentro de la música popular cubana, mientras que el tresero Pancho Amat opina que “El Guayabero es un juglar popular que canta las anécdotas y sucesos de su entorno y de su tiempo, matizado por el gracejo cubano.

Sus ritmos y tumbaos son complejos; para cada número tenia uno distinto.

En cuanto a la rima, ha sido muy explotada en la música campesina y él la utiliza con acierto, incluso en aquella rima que no completa, pero que insinúa y usted le pone el doble sentido.

Usted es el el que completa la frase o la estrofa.

¡Mira este video de Faustino Oramas El Guayabero con: Por que me llaman el Guayabero!

Nunca quiso vivir en La Habana, su sentir estaba hacia las provincias orientales, lugar donde era respetado y amado en su categoría de singular show man, con su tres a cuestas, ponía a gozar a todo el mundo que lo escuchaba como nadie y a los más distintos públicos.

Actuó en espacios internacionales, como: Francia, España, Holanda, México y otros países, pero fue Cuba la que le ofreció sus mayores distinciones: Premio Nacional del Humor, Orden Félix Varela por la cultura cubana, Réplica del Hacha de Holguín y Premio Memoria Viva, entre otros.

En España actuó con el rockero Santiago Auserón, cantante y líder de la banda Radio Futura.

Ya anciano, El Guayabero ganó redoblada popularidad, mucho antes del fenómeno Buena Vista Social Club (que por cierto también versionó alguno de sus números) con sones y guarachas en los que reinaban equívocos.

¡Faustino Armas con su Este es mi Son!

Escrito por: Redacción - LB, usando información de: CiberCuba.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba