fbpx
Olivia de Havilland
Pikist

Falleció Olivia de Havilland a los 104 años

La actriz Olivia de Havilland, la última de las estrellas del Hollywood clásico, falleció el sábado a los 104 años de edad en su residencia de París, donde vivía desde hacía más de sesenta años, informó su publicista Lisa Goldberg. La artista murió por la noche «en paz mientras dormía», según cita el diario español «El País».


Nacida en Tokio en 1916, De Havilland obtuvo dos premios Oscar a la mejor actriz por las cintas  La vida íntima de Julia Norris (1946) y La heredera (1949). Fue una de las protagonistas de la película Lo que el viento se llevó, interpretando a Melanie Hamilton, por la cual fue nominada al Oscar a mejor actriz de reparto.

Lady Olivia de Havilland

Olivia de Havilland se convirtió en Dama del Imperio Británico y también en la última leyenda del Hollywood clásico, al que hoy deja apagando su estrella. La actriz se recluyó en Francia, cerca de París, y aparecía en público sólo en ocasiones contadas, como para la entrega de los Oscar en 2003.

Contratada por los estudios Warner, y enamoró al galán Errol Flynn, su pareja en siete películas. Durante su carrera tuvo fama de mujer frágil y sumisa. Con los años abandonó a la empresa que la convirtió en estrella y al hombre al que deslumbró.

A la actriz le incomodó el sistema de estudios, contra el que siempre luchó. Ante la oposición de Jack Warner para dejar su estudio, la intérprete logró una nominación por dar vida a Melanie, un papel que, según Warner no merecía. Para De Havilland, ese rol era una oportunidad única, porque «Melanie era de carne y hueso, preocupada por los demás, pero también una mujer inteligente y dura. Aunque, por encima de todo, era una mujer con gran capacidad para ser feliz».

La relación con Warner terminó en los juzgados, luego de quejarse porque los mejores papeles eran para Bette Davis. Cuando quisieron prorrogarle el contrato, les demandó. «Todos en Hollywood creían que perdería, pero yo estaba segura de ganar. Había leído la ley y sabía que lo que hacían los estudios estaba mal», dijo a «The Independent».

Y ganó. «Lo que más me satisface es que aquella decisión (judicial) benefició a Clark Gable, Jimmy Stewart, Glenn Ford, Henry Fonda y todos los otros actores que habían estado ausentes, haciendo su servicio militar. Cuando regresaron a Hollywood, pudieron elaborar sus contratos con cláusulas más favorables», aseguró entonces.

Sin embargo, el reto a Warner le costó caro, ya que no pudo protagonizar ninguna película en tres años.

Olivia de Havilland, la última dama del Hollywood clásico. Fuente: Pikist.

Hermanas y rivales

Su gran rival siempre fue su hermana, Joan Fontaine, Cuando Joan ganó el Oscar por su segunda colaboración con Alfred Hitchcock, «Sospecha», Olivia de Havilland estaba presente en la ceremonia, nominada también por «Si no amaneciera«. «Pensé que mi hermana iba a saltar sobre la mesa y agarrarme del pelo», reconoció Fontaine en sus autobiografía, «No bed of roses» (1978).

A lo largo de toda la vida de Olivia, su hermana se empeñó en adelantarse en todo. Ni siquiera la muerte de su madre pudo reconciliarlas. Dicen que Robert Aldrich se inspiró en su enemistad para rodar «¿Qué fue de Baby Jane?«, protagonizada por Bette Davis y Joan Crawford en 1962.

Cuando Jean Fontaine murió en 2013, Olivia de Havilland emitió un comunicado en el que decía estar «conmocionada y entristecida».

La última dama del Hollywood clásico, «la heredera» de todos los nombres de la época dorada del cine, murió en silencio, se marchó como vivió, con elegancia y discreción.

Si le ha gustado este artículo, también podrían interesarle estos otros:

También puede ver artículos similares en nuestra sección de noticias.

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: El País / RTVE

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba