fbpx
Cuba reporta otros 48 positivos de COVID-19
EFE / Yander Zamora

Cuba reporta otros 48 positivos de COVID-19

La Habana, 31 de agosto de 2020.- Cuba reportó este domingo otros 48 diagnósticos positivos de la COVID-19, 39 de ellos residentes en La Habana, ciudad donde se aplicarán desde el próximo 1 de septiembre medidas más rigurosas para frenar la transmisión de la enfermedad.


La semana que cierra hoy comenzó con 35 nuevos casos el lunes, y solo el martes y el miércoles los contagios detectados bajaron a 27 y 15, respectivamente. El resto de los días las cifras se mantuvieron entre más de 45 y 60, y la mayoría de ellos se registraron en la capital.

Con los 48 positivos suman 3.973 casos de COVID-19

El país caribeño acumula 3.973 personas diagnosticadas con el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19, de la que se han recuperado 3.327 pacientes y 94 han fallecido, según los datos actualizados por el director de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap), Francisco Durán.

De los 48 cubanos confirmados ayer a través de 4.591 pruebas PCR realizadas en el país, 28 no tenían síntomas clínicos del mal y 3 son menores de 18 años.

En su informe diario sobre la circulación de la COVID, el experto indicó que se encuentran ingresados en hospitales para vigilancia clínico-epidemiológica 1.128 pacientes, 31 de los cuales permanecen en vigilancia, 547 son sospechosos y 550 están confirmados y activos.

Sobre el estado de los enfermos, Durán refirió que 530 no tienen complicaciones en su evolución clínica, pero en las salas de terapia intensiva de los hospitales de la urbe capitalina se encuentran actualmente 6 pacientes en estado crítico y otros 14 están graves.

Explicó que la gravedad de los enfermos se ha incrementado en la medida que han subido los números de contagios, particularmente en la ciudad capital, el epicentro de la pandemia en la isla con una incidencia de 23,32 casos confirmados por cada 100.000 habitantes.

El doctor Durán recordó que se están adoptando las medidas para lograr el control tras el rebrote concentrado en la zona occidental de la isla.

En La Habana se reportaron el domingo infecciones dispersas en 11 de sus 15 municipios. La ciudad quedará cerrada e incomunicada con el resto del país desde el próximo martes 1 de septiembre. Se trata de un esfuerzo por cortar la transmisión de la enfermedad hacia otras regiones.

Entre las disposiciones que entrarán en vigor figura un toque de queda total entre las 19.00 hora local y 05.00 hora local. Se impone el teletrabajo y el trabajo a distancia y la suspensión de los traslados interprovinciales. Los vehículos de carga están exceptuados de esta última medida. Se establece el uso obligatorio de la mascarilla fuera de las casas y la prohibición de celebrar fiestas.

Procesos con responsabilidad penal

Las autoridades han advertido que quienes violen las normativas establecidas -en principio durante 15 días- se enfrentarán a procesos con responsabilidad penal. Se impondrán multas severas que van desde los 3.000 a 4.000 pesos cubanos (equivalentes a 125 o 166 dólares).

También han señalado que recuperar el control de la situación epidemiológica depende principalmente de la capital. Hasta ahora no se ha decretado el confinamiento obligatorio allí, aunque ya están suspendidos el transporte público y la gran mayoría de los servicios.

Además, La Habana es la única provincia que ha sido excluida del reinicio del curso escolar. Se le unen seis municipios de otros territorios que también presentan afectaciones por la COVID.

El repunte de contagios llevó a la cancelación de la reapertura en la ciudad. La Habana ha permanecido estancada en la fase 1  durante unas cuatro semanas. Mientras, el resto del país avanzaba de la segunda a la tercera y última etapa de desescalada.

Si le ha gustado este artículo, también podrían interesarle estos otros:

También puede ver artículos similares en nuestra sección de noticias.

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: EFE

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba