fbpx
Cuba pide respeto en la ONU por el trabajo de sus médicos
EFE / Presidencia de Cuba

Cuba defiende a sus médicos ante la ONU y denuncia a EE.UU.

Naciones Unidas, 23 de septiembre de 2020.- Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba, denunció el martes ante la ONU la escalada agresiva de Estados Unidos contra su país «incluso en tiempos de pandemia». El gobernante defendió la labor internacional de las mísiones médicas cubanas y urgió a reformar el organismo ante «un orden internacional injusto y antidemocrático».


El mandatario afirmó ante la Asamblea General de las Naciones Unidas que «la agresividad ha escalado a un nivel cualitativamente nuevo, que refuerza su condición de impedimento real y determinante para el manejo de la economía y el desarrollo de nuestro país (…). No pasa una semana sin que ese gobierno emita declaraciones contra Cuba o imponga nuevas restricciones», expresó.

Frente a la renovada hostilidad de Estados Unidos hacia la isla, que atraviesa serios apuros económicos agravados por la crisis sanitaria global, Díaz-Canel subrayó que la Revolución cubana «sabrá resistir y vencer».

Ante este mismo foro, el presidente de EE.UU. Donald Trump, había justificado poco antes en su discurso su política hacia Cuba, Venezuela y Nicaragua en pos de «la libertad».

Díaz-Canel respondió en su intervención ratificando el apoyo de su país a los gobiernos de Nicolás Maduro y Daniel Ortega.

Embargo recrudecido

El líder cubano expuso que «pese a las duras restricciones» del embargo estadounidense, Cuba ha podido enfrentar la pandemia gracias «al conocimiento acumulado en más de 60 años de ingentes esfuerzos para crear y fortalecer un sistema de salud de calidad y alcance universal, así como la investigación y el desarrollo científicos».

El país caribeño acumula desde marzo 5.222 casos de Sars-CoV-2 y 117 fallecidos por la enfermedad. El índice de letalidad en la isla es inferior al registrado a nivel mundial.

«Lo hemos logrado pese a las duras restricciones del prolongado bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno de EE.UU., recrudecido brutalmente en los dos últimos años, incluso en tiempos de pandemia, como prueba de que ese es el componente esencial de su política de hostilidad hacia Cuba», aseveró.

Como ejemplo, mencionó «la persecución de las transacciones financieras» de la isla y la adopción de «medidas violatorias del Derecho Internacional». Alegó que se busca «privar al pueblo cubano de la posibilidad de adquirir el combustible que requiere en su quehacer cotidiano y para su desarrollo».

La defensa a los médicos cubanos

En este escenario, Díaz-Canel defendió el trabajo de las misiones médicas cubanas, que también han sido objeto de ataques de EE.UU. Además deploró el «chantaje gangsteril» al que a su juicio la Administración Trump somete a la Organización Panamericana de la Salud para frenar los programas cubanos de cooperación sanitaria.

«Reclamamos que cesen la hostilidad y la campaña difamatoria contra la labor altruista de la cooperación médica internacional de Cuba». Con elevado prestigio y resultados verificables, sus médicos han «contribuido a salvar cientos de vidas y a reducir el impacto de la enfermedad en diversas latitudes», arguyó el gobernante.

Mientras EE.UU. se retiró de la Organización Mundial de la Salud, Díaz-Canel expuso que Cuba envió más de 3.700 profesionales sanitarios a 39 países afectados por la COVID-19.

Mencionó asimismo que los científicos de la isla trabajan en el desarrollo «de una de las primeras vacunas que están en fase de ensayo clínico en el mundo».

El gobernante cubano alertó de las consecuencias globales de la pandemia. El virus ha causado una «crisis multidimensional» que «demuestra claramente el profundo error de las políticas deshumanizadas impuestas a ultranza por la dictadura del mercado».

Cuba pide democratizar la ONU

Tras incidir en que «el virus no discrimina», Díaz-Canel llamó a «impulsar la solidaridad y la cooperación internacional para amortiguar el golpe». Pidió a la ONU retomar la «justa pelea por eliminar la impagable deuda externa que, agravada por los efectos socioeconómicos de la pandemia, atenta contra la sobrevivencia de los pueblos del Sur».

«No podemos enfrentar la COVID-19, el hambre, el desempleo y la creciente desigualdad económica y social entre individuos y entre países como fenómenos independientes. Urge implementar políticas integrales en las que el ser humano sea la prioridad», dijo.

En su discurso, el presidente de Cuba urgió asimismo a «democratizar» la ONU «. El organismo debe responder «de manera efectiva a las necesidades y aspiraciones de todos los pueblos».

«Algo ha fallado, cuando se asiste de modo cotidiano y permanente a la violación de los principios de la Carta de la ONU. Cuando es cada vez más frecuente el uso o amenaza del uso de la fuerza en las relaciones internacionales», enfatizó.

Díaz-Canel apostilló que «la Revolución cubana defenderá siempre la existencia» de la ONU. La isla de debe la Organización «el poco pero imprescindible multilateralismo que sobrevive a la prepotencia imperial».

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: EFE

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba