fbpx

Crisis de Bolivia y Cuba sacude la diplomacia latinoamericana

La crisis de Bolivia con Cuba sacude a la diplomacia en América Latina
EFE / Martín Alipaz

La Paz, 25 de enero de 2020.- La crisis creada por la suspensión por Bolivia de relaciones con Cuba marca uno de los episodios más graves en la diplomacia en América Latina en años, con el trasfondo de un acercamiento cada vez mayor del Gobierno interino boliviano a Estados Unidos.


Además de acabar con la relación intensa que mantuvo Evo Morales con Cuba en sus casi catorce años en el poder, en los que Bolivia recibió ayudas como los cientos de médicos cubanos enviados cada año, ahora de vuelta a su país en medio de esta crisis diplomática.

Crisis entre Bolivia y Cuba: un rápido desencuentro

Jeanine Áñez asumió el poder de forma interina el pasado 12 de noviembre, dos días después de que Morales anunciara su renuncia denunciando un golpe de Estado para derrocarlo.

Un par de días después empezaron las denuncias de su Gobierno transitorio hacia quienes habían sido unos de los principales aliados de Evo Morales; Venezuela y Cuba.

La tensión fue creciendo rápidamente, Cuba retiró a más de setecientos sanitarios, con duras críticas del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, hacia Bolivia y la entrada en escena de Estados Unidos aplaudiendo a Áñez.

Más tarde Cuba acogió unos días a comienzos de diciembre a Morales, además de apoyar a México en otra de las crisis diplomáticas que estallaron con el Gobierno interino boliviano.

El desencuentro se agravó esta misma semana, cuando Áñez recibió el lunes en La Paz a la opositora cubana Rosa María Payá y al día siguiente acusó a Morales de haber usado a los médicos para financiar a Cuba.

«Vulgares mentiras de la golpista autoproclamada en Bolivia. Otra muestra de su servilismo a EEUU», reaccionó el canciller cubano, Bruno Rodríguez, un mensaje en Twitter sobre el que Bolivia basó este pasado viernes su decisión de suspender relaciones con Cuba.

La decisión la comunicó un ministro mientras la canciller interina de Bolivia, Karen Longaric, estaba precisamente en Washington estrechando relaciones, pocos días después de una visita a La Paz de un subsecretario de Estado de EEUU.

Grave episodio en la región

Ni siquiera Colombia llegó a romper con Cuba cuando el año pasado se desencadenó un serio conflicto al reclamarle a La Habana la entrega de guerrilleros del ELN, lo que puso al borde de la ruptura la relación bilateral que se había recuperado en 1993.

Hugo Siles, experto internacionalista y exministro de Autonomías de Evo Morales, considera que el paso dado por Bolivia «ha sido una decisión salida desde la hormonalidad y el hígado y no se ha pensado en las consecuencias».

«No ha sido el Gobierno del presidente Morales el que estableció relaciones con Cuba, las relaciones con Cuba datan desde los años 90, incluso desde los 70», declaró a Efe.

La llegada de Fidel Castro al poder en 1959 derivó en una ruptura de muchos países latinoamericanos con Cuba a lo largo de la década de 1960, que no se fueron retomando hasta la de 1970, con Bolivia en la de 1980, y en muchos casos incluso en la de 1990, como Colombia, Costa Rica y Guatemala.

Siles sentenció que «este tipo de desenlaces no son condescendientes con una relación que Bolivia ha tenido con un país como Cuba, que ha tenido una amplia cooperación y relación de solidaridad», plasmada por ejemplo en el medio millón de atenciones médicas que prestaban los sanitarios cubanos cada año.

Suspensión previa a la ruptura

La gravedad de la decisión de Bolivia no tiene precedentes desde hace décadas en la región. El internacionalista Álvaro del Pozo mantiene que suspender relaciones «técnicamente quiere decir reducir al mínimo nivel la relación dejando a cargo a un administrativo o un diplomático de un rango muy bajo».

Del Pozo manifestó a Efe que «la suspensión se la considera como un tránsito hacia una ruptura (…), que ya es un extremo mayor».

A Cuba «no le queda otra» que actuar en reciprocidad a la decisión de Bolivia, advirtió, mientras aún se espera su reacción.

«Si no lo hiciera de mutuo propio, el Gobierno de Bolivia puede pedir el retiro de los miembros de la misión diplomática cubana (…), de todos menos de un funcionario para estar a cargo», explicó el experto.

No obstante, el trato es más político que económico, pues «tenemos una relación comercial muy baja». Agregó que «tenemos ciudadanos bolivianos en Cuba que están estudiando, eso se puede atender por vía consular», comentó Del Pozo.

El desenlace final puede demorar hasta el nuevo Gobierno que salga de las elecciones en mayo en Bolivia, para que «tome decisiones ya definitivas, o de relanzamiento o definitivamente de rompimiento», sentenció.

Si le ha gustado este artículo, también podrían interesarle estos otros:

También puede ver artículos similares en nuestra sección de noticias.

Escrito por: Redacción - AHP , usando información de: EFE / G. Romano / L. Reglero

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba

Spinner de carga