Aguardiente, cuando Cuba embotello el fuego y lo convirtió en bebida

Aguardiente, cuando Cuba embotello el fuego y lo convirtió en bebida
© Flickr

La gran historia de la coctelería cubana, el aguardiente y de los bares no sería posible sin describir la calidad y características de sus rones como elementos identitarios de la nación caribeña.

Destacan por ser conjugables perfectamente con los ritmos y la música cubana, y su saber no es otro que el de Cuba.

Aunque tienen sus valores creacionales en España, su raíces tomaron fuerza y estilo propio gracias al cultivo de la caña cubana.

Aguardiente de caña de azúcar. FUENTE: mil anuncios

Realmente muchas son las historias que hablan e intentan establecer los antecedentes de los productos fermentables en la Isla, algunas, las más comentadas, se refieren a la relación de estos productos con los que ya venían realizando los aborígenes a base de la fermentación del maíz y se especula que hasta el mismo Cristóbal Colon tuvo la oportunidad de probar, en uno de sus viajes de conquista, la llamada «Chicha´´, que era una especie de cerveza o vino a base de maíz que le ofrecieron los moradores de la Isla por aquellos tiempos.

Pero sin dudas el placer de saborear las bebidas se le debe también a este, el descubridor de América, que introdujo el vino a la Isla.

El vino de Cuba. FUENTE: Twitter

Este producto abundaba en las bodegas de sus barcos pues era considerado parte de la dieta de la tripulación.

Una vez reconocido y bien calificado el sabor de este producto español, rápidamente logro instalarse en la Isla y fue ganando espacios e incluso creando los suyos propios, establecimientos que lo acogieron con gran beneplácito.

Los esclavos cubanos, que por aquellos tiempos tenían sus labores pesadas en los campos cubanos, fueron protagonistas sin dudas del surgimiento del ron.

Ellos se encargaban de exprimir la caña de azúcar para extraer el jugo de la planta, el líquido que sobraba o melaza como también se conoce se fermentaba posteriormente.

Incluso cuenta la leyenda que este jugo fermentado fue bebido de forma inesperada por un esclavo que posterior a la acción experimentó síntomas de embriagues que le dieron el éxito al producto.

Después de esto se hizo repetitiva y consciente esta fermentación y con ello la fabricación de una bebida que constituía además de brutal un excelente estimulante para los días de trabajo en el campo y para reponerse de las fatigas.

La misma fue consumida tanto por esclavos como por pequeños pobladores y en sus inicios se le atribuyó el calificativo de «tafi´´.

En toda esta historia juegan un papel importante también los corsarios y piratas que constantemente pernoctaban en la Isla, se cuenta por ejemplo que fue un pirata el responsable de popularizar una bebida que duró hasta reemplazarse la tafia por el ron en el año 1800 y que se le denominaba Drake, en honor a su creador el corsario Francis Drake, esta bebida tenía la particularidad de elaborarse con yerbabuena prensada y marca una importante impronta en la coctelería cubana que ya por aquellos años comenzaba a desarrollarse.

La amplia gama de la cocteleria cubana, especial y bien combinada. FUENTE: Barman in Red

Fueron muchos los productos que fueron surgiendo a lo largo de la Isla cuando se demostraron los efectos de la fermentación, en la parte central del país , específicamente en la localidad de Remedios datan registros de la elaboración de una bebida en forma de ponche a base de la fermentación de hojas que se colaban y tenía un sabor fuerte y medio picante.

Esta bebida era elaborada por negras esclavas descendientes de congos y carabalíes las cuales la llamaban «Agualoja» o agua de maloja»

La caña de azúcar cubana además de ser una importante vía de ingresos económicos goza con la particularidad de obtener el galardón de uno de los mejores rones de la historia cubana, el aguardiente cubano, el cual no hay que pasar mucho trabajo para describir porque su nombre por si solo logra identificar el sabor que no es más que eso, ``agua ardiente´´.

Su popularidad se hizo fuerte no solo en la Isla sino que gano espacio en bares y tabernas de México, Colombia y muchísimos países de las Antillas.

La importancia de esta bebida tan fuerte no radica solamente en su popularidad sino en que sentó las bases para la fabricación posteriormente del ron cubano que poco a poco fue perdiendo su sabor áspero y difícil de ingerir hasta convertirse en todo un deleite para el paladar de quienes lo han consumido a los largo e los años.

El ron cubano una excelente bebida de Cuba. FUENTE: Maletaready.com

A pesar de que ya en la era de los rones, la variedad y la exquisitez se adueñan de los mejores sabores, cabe destacar que aún se producen legendarios aguardientes que sirven de consuelo para eso paladares añejos que gustan de recordar las raíces africanas y españolas en Cuba con solo beber un sorbo.

Escrito por: Redacción - LB, usando información de: Ecured.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba