fbpx
Guayabita del Pinar
Dassel / Pixabay

Guayabita del Pinar: deliciosa bebida del occidente de Cuba

La Occidental Guayabita del Pinar es quizás, para muchos cubanos y extranjeros, uno de los mejores rones que Cuba tiene para ofrecer. Pero si usted no ha tenido el placer de probar esta mezcla única de sabores, lo animamos a hacerlo tan pronto como sea posible.


Si se da una vuelta por la occidental provincia cubana de Pinar del Río, de seguro encontrará en su camino las plantaciones tabacaleras. A partir de las hojas del tabaco, manos cuidadosas y hábiles elaboran un producto especial que es puro placer enrollado: los famosos habanos.

Pero, hay más y sobre todo en estos tiempo,s que se habla tanto de maridaje de comidas, bebidas y tabacos. Sobre todo en esa localidad, la más occidental de las provincias de Cuba. Allíace y crece sin permiso alguno una planta llamada Guayabita del Pinar. Esta es la base de un licor fuerte, pero a la vez generoso al paladar.

Cosas que quizás no conozcas sobre La Occidental Guayabita del Pinar

  1. La receta es muy antigua

Guayabita del Pinar, el licor sabroso de Vueltabajo es producto de la mezcla de culturas entre españoles y criollos, es una bebida única en todo el mundo.

Una bebida excelente creada hace más de un siglo, en 1892, por Lucio Garay Zabala, el octavo hijo de Juan Garay Rentería y Josefa Zabala Barturen.

Este español convirtió la conocida mezcla de la pequeña guayaba y ron que los campesinos bebían en las mañanas de invierno antes de salir a cultivar el tabaco, en un licor especial, a través del arte de la elaboración del vino.

  1. Cada botella tiene mezclas de guayabas

Cada botella contiene dos o tres de estas guayabas. Hay dos versiones de la Guayabita: una seca, como el ron, y una dulce, como el licor.

Guayabitas maceradas para preparar licor. Fuente: Michel Chauvet / Wikimedia (CC BY-SA 4.0).
  1. La marca está registrada en muchos países

Algunos de los países donde se ha registrado la marca son Alemania, Rusia, Francia, Polonia, Portugal, China, Eslovaquia, Vietnam e Italia.

  1. Una canción hizo al ron famoso en todo el mundo

Cándido Fabré, la voz de la orquesta Original de Manzanillo, escribió una canción que se convirtió en un éxito en la década de 1990.

El contagioso son cubano, titulado Guayabita del Pinar, se convirtió en un tema de baile muy popular en toda la Isla. Impulsó las ventas del producto en los mercados nacionales y extranjeros. El también cantante cubano radicado en Miami, Willy Chirino, la incluyó en su repertorio y la grabó en su disco ASERE.

Surgimiento

La historia de la «Guayabita del Pinar» forma parte de la cultura tanto de los españoles como de los criollos. Una mezcla entre el fruto de la provincia más occidental de Cuba y las tradiciones de las mejores licoreras que hacían vida en España. Mezcla que forma parte de una identidad nacional, integrada al patrimonio industrial de la región. Además, es una bebida que es considerada única en su tipo.

Guayabita del Pinar o Licor de Vueltabajo
A la Guayabita del Pinar se le conoce también como el licor de Vueltabajo. Fuente: Fasuto Luis Garcia Ruiz / Wikimedia (CC BY-SA 3.0).

El licor

La Guayabita del Pinar es el licor típico de la provincia de Pinar del Río. Nadie se atreve a clasificarlo, por eso no lo llaman ni ron, ni whisky ni ningún otro nombre, por lo que lo denominan el licor sabroso de Vueltabajo. Seco o dulce, este licor tiene su historia, que ha trscendido más allá de las fronteras cubanas.

Sus orígenes se pierden en los tiempos de la colonia. Cuando algunas familias de España se establecieron en las riberas del río Cuyaguateje y comenzaron a cultivar tabaco en parcelas pequeñas, hacia finales del siglo XVI.

Era un hábito muy viejo entre los plantadores de tabaco en Pinar del Río beber por las mañanas, en los meses fríos, algún licor espirituoso para entrar en el surco con buena voluntad

Al principio, se trataba de una bebida cubana derivada del guarapo: zumo de la caña de azúcar. Era necesario fermentar primero la caña para destilara más tarde. Mientras, a la sombra de los pinares, orillas de los arroyos y de salientes en las colinas en Vueltabajo, crecía una planta indígena de pequeño tamaño que daba una pequeña fruta.

Por sus dimensiones, mereció el nombre de guayabita (guayaba pequeña), bautizada así por los isleños. Nadie pudo decir cómo ocurrió ese encuentro casual entre la guayabita y el viejo licor. Una unión sublime, a la que posteriormente se le añadió azúcar, para después de algún tiempo, convertirse en un verdadero prodigio: la Guayabita del Pinar

La industrialización de la Guayabita del Pinar

Es en 1892 cuando la Guayabita toma identidad y deja de ser un compuesto casero y surge como producción industrial. Todo comenzó en una casa grande en la calle Isabel Rubio, entre las calles Sol y Virtudes, en la capital de Pinar del Río. Este es el mismo lugar que actualmente ocupa.

Desde el año 1892, en Vueltabajo, provincia de Pinar del Río, se ha mantenido esta bebida con una excelente calidad, exclusividad y tradición. Pasa a ser considerada una de las bebidas más deliciosas con más de un siglo de antigüedad y permanencia.

Calle Isabel Rubio y Hotel Vueltabajo, Pinar del Río. Fuente: Nurzumspass / Wikimedia (CC BY-SA 3.0).

La Familia Garay y Zabala

La familia de Juan Garay Rentaría y Josefa Zabala eran de nacionalidad española, y para la década del año 1870, España estaba repleta de conflictos políticos, los cuales afectaron enormemente a la región. La familia para aquel entonces se dedicaba a la elaboración de diferentes vinos y licores además de la maceración de las frutas.

La historia

La pareja Garay y Zabala, tiene a su octavo hijo en el año 1870. A medida que este se acercaba a la juventud empieza a comprender las necesidades y preocupaciones de la familia. En ese momento  el servicio militar era muy rudo, las tierras para trabajar eran escasas y emigrar a Cuba resultaba fácil.

Es entonces cuando Lucio Garay Zabala con apenas 15 años y su hermano mayor Fulgencio, quien era conocido también como Prudencio, llegaron a Cuba, específicamente a La Habana en el año 1885. Una vez estando en el lugar y sin rumbo, buscan ayuda entre los emigrantes españoles con el propósito de trabajar y más adelante independizarse económicamente.

Las personas conocidas estaban relacionadas con la fabricación de licores, por ser una tradición de los españoles radicados en Cuba. Hacían comercio con las bebidas, con resultados rápidos y una prometedora inversión.

Los mercados

En el año 1892, los hermanos Garay Zabala se trasladan a Pinar del Río, buscando nuevos mercados. Estando en el lugar establecen alianza con Hermes y Baco. Para este año, Fulgencio Garay registra la marca de anís conocida como «El Portador» y otra marca de Coñac conocida como «La Africana». Antes de esto registró la marca de coñac «El Globo», bajo la razón social «Costals Garay y Compañía»

Pasado un tiempo, la comercialización de los productos empezó por traer discordia entre los socios, los cuales deciden finalmente separarse. Es entonces cuando Lucio Garay Zabala, con el capital obtenido, establece una nueva sociedad con su hermano, quien era conocedor de las costumbres de la mezcla de la fruta de la guayabita con el aguardiente de elaboración doméstica.

La bebida de los campesinos

La bebida era ingerida por los campesinos habitualmente en las frías mañanas de diciembre, enero y febrero. Eran los meses de plena faena antes de entrar a repasar tabaco. Lucio Garay supo aprovechar esta tradición, combinarla con el arte de la vinatería y rápidamente institucionalizó la comercialización de aquel licor especial, patrimonio vueltabajero. Fue él, quien partiendo de una bebida ya conocida, apreció sus méritos, estableció las proporciones industriales y patentó una producción que convirtió a la modesta “Guayabita del Pinar” en la reina del territorio.

Fábrica de bebidas Casa Garay, en la Calle Isabel Rubio. Fuente: Nurzumspass / Wikimedia (CC BY-SA 3.0).

Comercialización de la bebida

A partir del año 1892 se da la institucionalización y comercialización de esta bebida. Una placa recordatoria de este año aparece plasmada en la fachada de la Casa Garay, actual Fábrica Ceferino Fernández Viñas, donde se elabora la aromática y deliciosa bebida.

Ubicado este inmueble en la calle Isabel Rubio # 189, entre las calles Virtudes y Sol en la ciudad de Pinar del Río, la dirección también aparece en la etiqueta que identifica su Marca. El 10 de febrero de 1900 hay un cambio en la propiedad, quedándose Lucio Garay Zavala, a quien se une Gregorio Barón y Llano, manteniendo la producción de licores y gaseosas en las instalaciones de la calle Maceo, 68.

Tres años después, el 15 de mayo de 1903, abandona sociedad Gregorio Barón y Llano y el 15 de julio de 1905 se une Domingo Ocejo Gutiérrez para continuar fabricando licores y gaseosas.  El 17 de marzo de 1906 se disuelve la Sociedad Mercantil, quedando como propietario universal Lucio Garay Zavala.

En el año 1913 «Garay» cambia de ubicación, trasladándose a la calle Martí número 116 esquina a Recreo de Pinar del Río.

En el año 1926 se efectúa el registro mercantil de «La Primitiva» y un poco después se establece la fábrica de licores «La Occidental» en la misma ubicación de antes. Al pasar el tiempo, la bebida gaseosa «La Primitiva» se dejó de fabricar, para centrar los esfuerzos en la fabricación de la exclusiva Guayabita del Pinar.

La Guayabita premiada en Roma

La Guayabita del Pinar continuó imponiéndose como licor de primera calidad. Con el aumento de la demanda, el negocio de Lucio se agranda y el 3 de marzo de 1904 inscribe en el libro de marcas y patentes su fábrica La Occidental. Allí se elaboraba la antigua fórmula, precursora de la que ha llegado hasta nuestros días para el deleite del catador moderno.

Lucio fue un tenaz defensor de la bondad de su licor, y para demostrar que los hechos fueron más allá de las palabras, envía una muestra a la Exposición de Licores Cubanos, realizada en La Habana en 1911, donde la variante de la Guayabita seca Pinar ganó el Gran Premio.

Fue en el año de 1925 cuando la Guayabita del Pinar recibe el mayor premio: la Medalla de Oro en la Feria Internacional de Roma. Allí el licor indígena compitió con los vinos y coñacs de origen ancestral e impuso su condición de excelente bebida.

La Guayabita luego del triunfo de la Revolución en Cuba

En el año de 1959, con el triunfo de la Revolución, se comenzó una etapa en donde el control estatal sobre la producción y exportación de productos nacionales se fue estableciendo poco a poco ,a través de una serie de mecanismos que determinaron la nacionalización.

En el año de 1962 la «Casa Garay» está registrada bajo la marca «La Occidental», conocida como «Guayabita del Pinar» tanto a nivel nacional como internacional. Finalmente se convierte en la empresa de Bebidas y Licores de Pinar del Río. La producción se amplió con otros productos, entre ellos el conocido Aguardiente Coronilla y también se adiciona al proceso productivo la Guayabita dulce y seca.

Con apenas 34 trabajadores, la fábrica alcanza producciones anuales de 720.000 botellas de Guayabita del Pinar. Fuente: Bryan Ledgard / Flickr (CC BY-SA 2.0).

Se comienza entonces, después del proceso de nacionalización, a laborar con las empresas pertinentes para la recogida de las frutas en su cosecha. Para el año 1977, la fábrica pasa ser propiedad de la Empresa Provincial de la Industria Panificadora y de Hielo.

A partir de este año comienza un trabajo de rescate en la producción de la bebida debido a la gran demanda y siendo la única de su tipo. Por lo que se consideraron en ese momento todas las medidas pertinentes para el desarrollo de la producción.

Trabajadoras de la fábrica de Guayabita del Pinar
Trabajadoras de la fábrica de Guayabita del Pinar. Fuente: Bryan Ledgard / Flickr (CC BY-SA 2.0).

Casa Garay en Pinar del Río

En el año de 1983 se le hace otra remodelación a la fábrica. Se intensifica el trabajo para convertir la producción en fondos exportables. En  el año 1986, todos los esfuerzos se juntan para obtener la certificación de la MARCA DE CALIDAD con círculo.

Se producen, en consecuencia, en la fábrica las transformaciones pertinentes con la adquisición de nuevos equipos y medios de laboratorio para maximizar la calidad de la producción. Entonces comienza a hacerse frecuente la presencia de visitantes nacionales e internacionales a la fábrica para conocer de cerca el producto.

La marca participó en el Evento Nacional celebrado en 1987 donde se evaluó la producción de la “Guayabita Seca y Dulce”. Se examinó tanto el producto de exportación como el de consumo nacional, obteniendo la certificación de MARCA DE CALIDAD SUPERIOR con circulo. La producción nacional obtuvo la MARCA ESTATAL DE CALIDAD PRIMERA sin circulo.

Logros y reconocimientos

En el año 1988 la Guayabita del Pinar obtuvo medalla de Oro en la Feria Internacional Primavera de Plovdiv, Bulgaria, resaltando entre los finos licores de mesa su indiscutible condición de “Reina de Vueltabajo”.

La producción desde el año 1992 se mantiene a la vanguardia nacional, con el empeño y trabajo eficiente de los trabajadores que laboran en la fábrica, cumpliendo los estándares de calidad y volumen de producción requerido. Para el año 1993, la fábrica pasó a la empresa Provincial de la Industria Alimentaria, a la que pertenece en los actuales momentos.

Conservación de la Guayabita del Pinar

La Guayabita del Pinar se distribuye en la zona del Caribe y Centroamérica. En Cuba se la encuentra en Pinar del Río y también en la Isla de la Juventud. La planta es un arbusto pequeño con una altura de unos 50 a 230 centímetros y un diámetro de unos 10 centímetros en su tallo.

Las plantas más jóvenes son de color verde, su floración da lugar en los meses de febrero a junio. Las bayas son sus frutos y tienen una dimensión de unos 1.5 centímetros de diámetro con un peso que va desde 0.9 a los 1.8 gramos. Cuando los frutos maduran son comestibles.

Motivado al desarrollo económico de la planta, su plantación ha sido desplazada a lugares pocos accesibles. Esto en consecuencia modificó su biotipo y por consiguiente la disminución de las poblaciones de la planta.

Bodegas de Casa Garay
Bodegas de Casa Garay. Fuente: Anagoria / Wikimedia (CC BY-SA 3.0).

Los proyectos

La Universidad de Pinar del Río, en la actualidad, desarrolla proyectos financiados por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, con la intención de mejorar la especie y su genética.

Los frutos de la planta son un producto forestal maderero que es utilizado como materia prima para la elaboración de la Guayabita del Pinar, marca registrada que es la bebida típica de la región. Es por esto la intención del estudio en diferentes proyectos para la mejora de la especie, su producción y conservación.

Todo esto representa una mejora en las plantaciones y en la conservación. Lo que permite establecer criterios para la optimización y mejora del lugar. De igual forma un aporte de semillas mejoradas genéticamente para fomentar nuevas plantaciones.

Las variantes

Existen dos variantes de este producto, la conocida y popular Guayabita del Pinar dulce y la seca, por lo que se produce incluso para todos los gustos. En el fondo de cada botella, está la presencia de un fruto pequeño que le otorga un sabor especial. La bebida típica y popular se sigue produciendo en la misma región donde tuvo sus orígenes.

La Guayabita del Pinar no es fácil de conseguir, pero recomiendo que alguna vez en la vida tengan la oportunidad de degustar esta maravilla del mundo de los licores.

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: Archivo TodoCuba

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba