fbpx
Canchánchara
Miriam Gómez Blanes

La canchánchara: El trago de los mambises

La Canchánchara es una de las bebidas más antiguas y con más historia de Cuba. Ha perdurado a través de los años mediante la tradición oral.


En la ciudad de Trinidad, en la provincia de Santi Spíritus, se atribuyen su creación. Pero la realidad es que este trago se originó en la región oriental del país, en la época de las luchas por la independencia, Era tomada por los mambises para paliar el frío de la manigua.

¿Un remedio o el primer cóctel cubano?

También se afirma que en aquella época se tomaba a modo de remedio para aliviar los dolores y enfermedades. Se mezclaba el aguardiente de la caña, zumo de limones y miel de abejas. El resultado era una bebida que se tomaba caliente en vasijas de madera, para soportar el frío, aliviar el dolor de garganta o descongestionar el pecho.

Mucho tiempo ha pasado desde entonces, pero la bebida de los mambises no ha sido olvidada. Gracias a la tradición oral, la receta ha pasado de generación en generación y en la región oriental de la Isla es muy común consumir la canchánchara.

Aguardiente o ron, limón y miel son los ingredientes de la Canchánchara. Fuente: Collage TodoCuba.

Lo que si ha cambiado con el tiempo es que, actualmente, a la preparación se le añaden unos trozos de hielo para hacerla refrescante.

Otra cosa es que, tras varios siglos de su creación, no se sabe a ciencia cierta quién le puso ese curioso nombre a la bebida. Se trata un cubanismo, aunque su definición no la encontrarás en el famoso diccionario de términos de Don Fernando Ortiz.

Aunque la canchánchara no es oriunda de Trinidad, lo cierto es que en la Ciudad Patrimonio han hecho mucho más que en ninguna otra parte de Cuba por preservar la canchánchara como la primogénita de la coctelería cubana.

La Taberna La Canchánchara

En 1980, los especialistas en restauración patrimonial rescataron una antigua casona, ubicada en e número 90 de la Calle Real de Jigüe, para ofrecer a los visitantes del lugar la rica bebida. También diseñaron unas vasijas de barro especiales para servirla.

Si visitas la Taberna La Canchánchara, te contarán que, ya 1736, en esta mansión los terratenientes de la zona consumían la bebida. El trago ya había pasado de los sectores más humildes de la población a ser consumido por las las familias más ricas e instruidas. Pero nunca perdió su condición como un símbolo de cubanía. 

Actualmente, en la Taberna la Canchánchara, además de esta bebida que es casi obligatorio probar y a la que el lugar le debe su nombre, ofrecen guarapo, agua de coco, mojitos y Cuba Libre, todos dignos exponentes de la coctelería de la Isla. Además, presentan música en vivo. El lugar es realmente agradable y con frecuencia está repleto de gente.

Escrito por | Redacción - AHP

Fuente: Mi País / ArchivoTodoCuba

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba