fbpx
Wikipedia

Los más poderosos de la mafia en Cuba antes de 1959

Desde los años veinte del siglo pasado, la mafia norteamericana gozó de una fuerte presencia en La Habana. Sin embargo, a partir de 1933 es que se puede hablar de la instauración de la mafia en Cuba, en la que Batista jugó un papel fundamental. Fulgencio Batista se convirtió en aliado de algunos de los capos más importantes, entre ellos Meyer Lansky. A partir de ese momento, el negocio de la cocaína comenzó a colmar el mercado negro de la República. Múltiples casinos, hoteles y restaurantes se construyeron para recibir a todos aquellos turistas, en especial los norteamericanos, que acudían al país en busca de esa cotizada droga -que en Estados Unidos aún no se comercializaba-, así como otros productos tales como el oro y los diamantes.

Los mas poderosos de la mafia en Cuba


Muchos de los mafiosos más peligrosos del siglo XX que la historia registra, se pasearon por las calles de la urbe habanera, tal como lo hacían en Las Vegas, Nueva York o Los Angeles. Fueron responsables de disímiles crímenes organizados en el país. Es por ello que en el presente artículo te mostraremos los 5 mafiosos más poderosos que jugaron un papel fundamental en el desarrollo de la mafia en Cuba.

Frank Sinatra

Frank Sinatra en 1947. Fuente: William P. Gottlieb.

El célebre cantante y actor norteamericano, Frank Sinatra, no solo se dedicó en su vida a la actividad histriónica. Fue apodado “el ahijado de la mafia”, por sus cercanas relaciones con Charles Lucky Luciano y otros mafiosos. Llegó a convertirse en presidente de la Junta Directiva del complejo hotelero Montecarlo –actual Marina Hemingway-, cuyos planes de operaciones estaban coordinados por Meyer Lansky, y contaban con una compañía tapadera, que poseía el nombre de Compañía Hotelera del Oeste, S.A.

En múltiples ocasiones, Frank Sinatra cantó en reuniones que se celebraron en Cuba, a las que acudía el alto mando de la Cosa Nostra. Ejemplo de ello es la ocurrida en 1946, que fue organizada por los capos de las principales familias de aquel entonces.

Amadeo Barletta Barletta

Nacido en Calabria, Barletta fue célebre por las cuantiosas propiedades de las que llegó a ser acreedor en La Habana. Perseguido por el FBI, huyó a Argentina en 1942. Solo un par de años después, volvió a la capital cubana, esta vez con más influencias que nunca. Fue poseedor de múltiples compañías tapaderas, que eran la vía perfecta para operar de manera oculta en el territorio. Se convirtió en representante de la empresa General Motors, y controló varios polos farmacéuticos.

Santo Trafficante (padre)

Es considerado como uno de los jefes más importantes de la mafia en Cuba durante la época de Batista. Ejercía el control del juego y el crimen organizado en la Florida y llegó a convertirse en lugarteniente de Meyer Lansky. Cuando este último partió rumbo a los Estados Unidos, durante la Segunda Guerra Mundial, Trafficante asumió el control de la mafia de La Habana. Aunque fue dueño de cuantiosos casinos autorizados en La Habana, sus maniobras fueron mucho más lejos del marco legal. Se asume que llegó a controlar una parte importante de hoteles y clubes, tanto en Cuba como en el sur norteamericano. Luego de su muerte, en 1954, su hijo Santo Trafficante Jr. tomó el control de sus negocios en Cuba.

Charles “Lucky” Luciano

Es calificado como un símbolo de la mafia norteamericana. Habiendo sido expulsado de manera definitiva de Estados Unidos, esta célebre figura decidió asentarse en La Habana y desarrollar toda una cadena de crimen organizado y tráfico ilegal que lo convertía, aún, en una fuerte influencia para el territorio norteamericano. En la capitalina ciudad, enfrentó múltiples obstáculos: las autoridades norteamericanas que intentaban sacarlo de Cuba para alejarlo de Estados Unidos, además de las familias mafiosas que ya tenían una cadena de operaciones en esta ciudad, y lo suponían una traba. Ya que Lansky fue su lugarteniente, muchos afirman que contribuyó a que lo expulsaran de Cuba, pues la imponente figura de Luciano opacaba las acciones del resto de los miembros de la Cosa Nostra, incluido el mismo Lansky.

El más grande de la mafia en Cuba: Meyer Lansky

cuba mafia
Meyer Lansky fue el creador del Imperio de La Habana. Fuente: Wikipedia.

Fue el creador del Imperio de La Habana, apoyado por su socio Benjamin Bugsy Siegel. Adquirió una notable participación en el desarrollo del hampa en Cuba desde la década del treinta, pero no fue hasta los años 50’ en que se convirtió en la figura más temida en la jerarquía de los mafiosos. Su conexión con Batista fue íntima, pues se reunían en el mismísimo Palacio Presidencial durante horas. Era el jefe, se podría decir, de todas las familias que estaban asentadas en La Habana, y su accionar en la sombra se dirigió hacia los asuntos más delicados de la política y la relación con figuras influyentes, tanto en Cuba como en Estados Unidos. Era, además, quien llevaba el control del lavado de dinero de toda la Cosa Nostra.

Junto a Batista, se encargó de la construcción del Hotel y Casino Riviera. Además, era el dueño de múltiples casinos, como el  mismo Riviera, así como el Hotel Nacional, además del Montmartre Club. Su vasto Imperio se derrumbó con los sucesos del 1ro de enero de 1959, año en el que decidió dejar la Isla de forma definitiva.

El fin de la mafia en Cuba

El triunfo de la Revolución comandada por Fidel Castro significó un revés para los negocios ilícitos y el crimen organizado que durante décadas tuvieron una fuerte presencia en el país. El nuevo gobierno asumió la propiedad de todos los locales que dominaban estos jefes del crimen y sus secuaces. De esa forma, la mafia en Cuba fue perdiendo a sus principales figuras, las cuales partieron en busca de nuevos destinos para crear sus imperios, aunque nada se pudo comparar jamás con La Habana.

¿Te interesa este tema? Si la respuesta es sí, te invitamos a visitar nuestra sección de historia donde podrás enterarte de mucho más.

Escrito por | Redacción - NGM

Fuente: Talía Jiménez Romero / Enrique Cirules

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba