La bahía de Nipe en Holguín y su muy curiosa historia

La bahía de Nipe en Holguín y su muy curiosa historia
© Radio Ángulo

La bahía de Nipe en Holguín, en la zona oriental de Cuba, es la más extensa de la isla. Además es una de las mayores bahías de bolsa que existen en el mundo. Sin embargo, no es solo eso. En ella han sucedido muchísimos hechos singulares y curiosos que merecen ser contados. Ellos han perdurado en el imaginario colectivo de todos los que viven en sus alrededores.

Historia de la Bahía de Nipe

Los historiadores afirman que allí desembarcó Cristóbal Colón en 1492, aunque eso es un tema de amplia discusión entre los eruditos.

Al finalizar la guerra del 95, dos ciudadanos franceses, Hipolito y Alfredo Dumois, quienes llevaban muchos años viviendo en la zona de Banes, adquirieron enormes extensiones de tierra en los alrededores de la bahía. El objetivo era dedicarlos a la siembra de plátanos, naranjas y piñas que luego exportaban hacia los Estados Unidos.

Bahía de Nipe en Holguín

Bahía de Nipe en Holguín. Fuente: Todo Cuba.

Para los Dumois fue sencillo adueñarse de toda esa tierra. Esto se debe a que la guerra había arruinado a los propietarios de la zona. Ellos se vieron obligados a vender sus tierras a bajos precios, pues apenas existían interesados luego de que las haciendas hubiesen sido devastadas por las tropas españolas y los insurgentes cubanos.

Entre los hacendados que se vieron obligados a vender sus tierras se encontraba Catalina Hastings. Catalina era descendiente del célebre pirata Williams Hastings, fundador de Punta Corojal (uno de los nombres con que primero se conoció al pueblo de Antilla). Tan arruinada se encontraba la señora que vendió ocho caballerías de tierra a un peso cada una.

La estación de ferrocarril de Nipe

Vista parcial de la Terminal de Antilla establecida en la Bahía de Nipe

Vista parcial de la Terminal de Antilla establecida en la Bahía de Nipe. Fuente: Camaguey.

Cuando los Dumois se enteraron de que una compañía de ferrocarriles estaba interesada en extender el camino de hierro hasta la costa, generosamente le regalaron varias caballerías de tierra. Los franceses entendieron de inmediato que el ferrocarril multiplicaría el valor de sus propiedades y le daría una salida mucho más rápida a los productos agrícolas que cultivaban en ellas.

La estación del ferrocarril se inauguró el 22 de febrero de 1905. Gracias a eso, su alrededor prosperó el poblado que luego sería conocido como Antilla. En diciembre del año anterior se había terminado un magnífico puente para que el ferrocarril circulara por encima de él y que aún se sigue usando en nuestros días.

Antilla se volvió un próspero puerto, uno de los más importantes de país. 22 centrales azucareros trasladaban su producción por tren hasta los muelles antillanos. Pero entre 1923  y 1927 bajaron los precios del azúcar y el negocio ferroviario decayó. Con él también declinó Antilla.

Luego de la gran crisis de finales de los años veinte y comienzos de los treinta, la situación en el negocio ferro-portuario mejora y el progreso volvió a Antilla. Especialmente cuando se construyó el Aeropuerto Internacional y la base marítima situada en Nipe. Pero esto fue gracias a otro medio de transporte: el avión. El 21 de agosto de 1931 el hidroavión Dornier 10, que hacía su primer vuelo de prueba, amariza en la bahía de Nipe. La  bahía de Nipe, amplia y de gran calado, ganó la preferencia sobre las otras bahías que se disputaban por la entrada y salida de las mercancías.

Los muelles en Nicaro y en Felton

Bahía de Nipe - Nicaro, Holguín

Bahía de Nipe – Nicaro, Holguín. Fuente: Aldea Cotidiana.

Otra de las transformaciones más grandes que sufrió la bahía fue la construcción de los muelles en Nicaro y en Felton. Ya desde la década de 1950, funcionaba otro muy moderno en la terminal de Antilla, para buques de gran calado, que se construyó al coste de un millón de pesos, una cantidad fabulosa para la época.

Tan importante llegó a ser Antilla, y tan próspera, que por ella exportaban su azúcar 22 centrales. Incluso en medio de la crisis de la industria azucarera y de la competencia de otros puertos de embarque como Tarafa y Pastelillo, a los que comenzó también a dirigirse el azúcar de la zona oriental, el poblado no dejó nunca de ser importante.

Actualmente, el Grupo de Turismo Gaviota construye un gran complejo hotelero en El Ramón de Antilla, que al finalizar contará con más de 19.000 habitaciones. La península de El Ramón es una franja estrecha de tierra, toda rodeada de agua a la entrada de la bahía de Nipe. Separada por un estrecho de la de bahía de Banes. El paradisíaco lugar es abundante en playas totalmente vírgenes, con blancas arenas. muy blanca. Con este nuevo desarrollo, el porvenir de la población de Antilla se vislumbra nuevamente próspero.

Artículos recomendados:

Aquí en TodoCuba sabemos que te gusta estar informado de todo. Es por eso que queremos invitarte a visitar nuestra sección de noticias.

Escrito por: Redacción - NGM, usando información de: Archivo TodoCuba.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba