Yulier P, el grafitero que le dio un alma particular a las paredes de La Habana

Yulier P, el grafitero que le dio un alma particular a las paredes de La Habana
© El Mundo

De las obras de Yulier P se ha dicho que discursan sobre la ciudad y su contexto real en una suerte de expresionismo urbano.

Casi un total de 200 rostros desperdigados por cada rincón citadino muestran una profunda languidez y mirada taciturna.

Pintados en roídas paredes, en muros incompletos o en pedazos de edificios en ruinas lo han convertido en el “Grafitero de las almas”.

Cada una de estas piezas han convertido a Yulier P, con solo 27 años, en un reconocido artista visual, no sólo en Cuba, sino también en el ámbito internacional.

Hasta Transformers, el filme de Hollywood que se rodó en La Habana, le dedicó un espacio a su trabajo.

A pesar de considerarse a sí mismo un artista comprometido con la sociedad, la obra de Yulier no ha contado con los reconocimientos más felices de parte de su país Cuba.

Uno de los murales en La Habana de Yulier P. FUENTE: el pais

En varias oportunidades se han enjuiciado sus piezas como si maltrataran la propiedad estatal y dañaran el patrimonio.

Incluso, las autoridades le han exigido al grafitero que borre sus obras, que las desaparezca, que las elimine, que se desasga de ellas.

Algo que el artista ha negado aludiendo a su ética y moral profesional, aun cuando exista la amenaza de ser conducido a los tribunales.

La causa imputada por este presunto delito por las autoridades de su país es el de «maltratar a la propiedad».

La legislación cubana establece dos artículos que hablan sobre los daños de este tipo.

El 243 condena a quienes perturben un bien declarado patrimonio nacional o local, mientras que el 339 sanciona a los que hagan uso indebido de los bienes ajenos.

Aunque Yulier P. ha tenido más de un encuentro con las autoridades, ninguno de estos casos puede aplicarse a su obra, cuyo soporte fundamental son los espacios inutilizados y ociosos, a los cuales intenta dar un nuevo significado a través del arte.

Los sitios que cargan el peso del tiempo y el maltrato de los hombres, y que muestran la cara menos ilustre de una ciudad volcada al turismo, donde conviven al mismo tiempo pasado y presente, son ocupados por el arte urbano de Yulier P en su intento por aportar nuevos valores culturales.

La Habana y parte de sus estructuras y edificios destruidos y deteriorados son el lienzo principal de Yulier para sus obras artísticas.

El siente que contribuye con colores y con su obra a mejorar la cara de La Habana, afirma que es como darle una cierta estética a la ciudad que esta gris y obscura.

El define a sus obras como «figuras expresionistas» es por esto que no entiende las acusaciones y advertencias en su contra.

El disfruta pintando y dejando su arte por La Habana que ha sido testigo del cambio de la apariencia triste y destruida de sus fachadas a una mas alegre y con vida, que despierta interés y una mejor apariencia al mejor estilo.

El grafitero cubano Yulier P. FUENTE: cubanos por el mundo

Escrito por: Redacción - LB, usando información de: El Toque.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba