Valeriano Weyler, el criminal de guerra que muchos españoles siguen considerando un héroe

Valeriano Weyler, el criminal de guerra que muchos españoles siguen considerando un héroe

Aunque el término de “criminal de guerra” no había sido aún acuñado en la época en que Valeriano Weyler y Nicolau, Marqués de Tenerife y Duque de Rubí ejerció el mando en Cuba, bien se le puede aplicar al capitán general español, responsable del exterminio de alrededor de 200 000 pacíficos de la Isla mediante la política de la Reconcentración.

Contradictoriamente, y a pesar de que el crimen se encuentra exhaustivamente documentado en los archivos de Cuba, España y los Estados Unidos, los sectores más conservadores de España (con el apoyo de no pocos historiadores de ese país) insisten en presentar a Valeriano Weyler como un militar pundonoroso, víctima de las circunstancias y calumniado injustamente, en fin… un verdadero héroe incomprendido.

Para algunos historiadores españoles el genocidio de la población campesina cubana se trató sólo de “un leve retroceso poblacional” achacable más a los enfrentamientos de la guerra y la inmigración que al exterminio de la población pacífica.

Valeriano Weyler y Nicolau, Marqués de Tenerife y Duque de Rubí ejerció el mando en Cuba

«El general Weyler fue una figura excepcional en la historia política y militar española. Hombre de firmes convicciones liberales, defendió siempre, en las ideas y en la práctica, la idea de que el instrumento militar debía obedecer al gobierno legítimamente establecido». Escribió el historiador Antonio Elorza en el periódico El País en fecha tan reciente como el año 2004.

Un criterio que al que se suscribía otro historiador español, Carlos Seco Serrano, en su libro “Memorias de un general” en cuyo prólogo afirmaba que todas las acusaciones de crímenes de guerra que sobre Weyler se vierten son “un lugar común, una vulgarización, un mito producto de la desinformación y una falsificación de la historia”.

En las antípodas de esos historiadores españoles admiradores de Weyler se encuentran los especialistas cubanos y buena parte de los españoles para quienes está fuera de toda duda la actitud genocida del militar español. Prueba de su conocimiento de los efectos de la Reconcentración sobre la población pacífica cubana fue la visita que a palacio le hizo el alcalde de Güines conmovido por la suerte de los reconcentrados, quien le suplicó a Weyler recursos de boca para ayudar a los campesinos cubanos.

Los sectores más conservadores de España insisten en presentar a Valeriano Weyler como un militar pundonoroso

“¿Dice usted que los reconcentrados mueren de hambre?” Pues precisamente para eso hice la reconcentración”. Se limitó a responderle Weyler.

“Ya eso lo tengo pensado. Lo único que quisiera es irme (a Cuba)”, comentó el cubano a un periodista y luego se escuchó su testimonio en el programa mencionado al cual asistiría García, pero a última hora canceló.

“Yo quiero ver al médico, a ver que me puede hacer. Sinceramente, no me siento bien”, dijo justificando así su ausencia en el show, algo que enfureció a la presentadora Lady Guillén, quien comentó:

“Alerta a las autoridades. Este hombre quiere largarse a su país, hay que tener mucho cuidado porque se quiere ir evadiendo su responsabilidad. Él ha golpeado a una mujer, la ha arrastrado de los pelos y lo hemos visto a nivel nacional ¿y se quiere largar del país? no lo permitamos”.

Escrito por: .




1 2 262