Sacerdotisas del hogar: la desconocida vida de las mujeres de los masones en Cuba

Sacerdotisas del hogar: la desconocida vida de las mujeres de los masones en Cuba
© OnCuba

El 6 de junio de 1912, como antes había sucedido en otras partes del mundo, las Rebecas, rama femenina orden de los Odd Fellow (la esposas de los Caballeros de la Luz) conquistaron en Cuba el derecho de reunirse y convertir sus hogares en un templo: la Logia Sacerdotisas del Hogar No. 1.

Uno de los límites que presenta la ley de la masonería es la exclusión de las mujeres en su organización, incluso ha sido normalizada en la conocida Ley de Anderson  que se remonta al año 1723.

Esta Ley y normativa es aceptada por las sociedades masonícas en el mundo entero, solo algunos países la excluyen y no la han formalizado en sus sociedades, estos países son: Francia,  Chile, España y tambien Belgica.

Solo en estos países en la actualidad existen sociedades masonícas  conformadas por mujeres y también las hay mixtas.

Las Sacerdotisas en Cuba ( que son las esposas de los Caballeros de la Luz) para poder formar parte de la orden debían (y deben) cumplir tres requisitos indispensables: decencia, integridad y voluntad de ayudar al prójimo, pues las Sacerdotisas del Hogar son, ante todo, una hermandad con fines benéficos y caritativos.

Siempre ha sido un punto dentro de sus reuniones ver de qué forma pueden ayudar a los miembros de la orden que se encuentra enfermos o pasaban por condiciones críticas; a lo que se le da seguimiento en las reuniones que se suceden.

Las Sacerdotisas del Hogar surgieron como un desgajamiento de la orden Caballeros de La Luz fundada por un grupo de exiliados cubanos en la ciudad de Filadelfia en 1873 y fue la primera institución fraternal femenina de la Isla en la que las mujeres y los hombres comenzaron a trabajar de conjunto por el bien común de sus hermanos.

Caballeros de la Luz. FUENTE: archivo personal de la logia

Sin embargo, las Sacerdotisas del Hogar atraviesan hoy en Cuba por un momento difícil debido a la edad de su membrecía.

Urge que a la fraternidad se sumen un mayor número de mujeres jóvenes, lo que resulta difícil, pues a las féminas de estos tiempos les cuesta trabajo entender y acatar los principios y normas que rigen la orden.

Esa es la razón de que la razón de ser de las Sacerdotisas se haya ido perdiendo. Casi todas sus miembros son ancianas y ya no pueden visitar los hospitales o hacer actividades conjuntas fuera de la logia.

Las hermanas se quejan de que las muchachas no quieren reunirse con ellas y pasar tiempo con ellas, pues son todas son ya demasiado “viejas”.

 

Masones en Cuba. FUENTE: Clarin

Escrito por: Redacción - LB, usando información de: OnCuba.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba