¿Sabías que Cuba fue el primer país en tener corridas de toros de toda América Latina?

¿Sabías que Cuba fue el primer país en tener corridas de toros de toda América Latina?
© TodoCuba

Hace mas de cuatro siglos se registran las primeras corridas de toros en Cuba, pero sucedió que a finales del siglo XIX fueron suprimidas.

La historia hace mención a la suspensión por parte de las fuerzas norteamericanas que estuvieron presentes en ese entonces.

Sin embargo, la primera corrida de toros ocurrida en América de la que se tienen referencias (por esa razón se considera la primera) ocurrió en el centro de Cuba en los primeros años del siglo XVI.

Cuando el Adelantado Diego Velázquez comenzaba su misión de convencer a los indios de la mayor de las Antillas sobre las “ventajas” de aceptar el gobierno de los reyes de España y la religión cristiana.

FUENTE: www.noticiasdenavarra.com

No se ha podido precisar la zona, pero se cree que la corrida sucedió en la costa sur, en las cercanías de Jagua o Trinidad, donde se habían acantonado un grupo numerosos de españoles que habían recibido una buena pela de los indios del Darién.

Para levantar la moral de los conquistadores se decidió realizar la justa el día del Corpus Christi en junio de 1514.

Alrededor de la improvisada plaza que se montó para el espectáculo de tauromaquia se acomodaron los más influyentes entre los españoles.

Allí, codo con codo, vitoreando a los toreros se encontraban el Adelantado Diego Velázquez, Pánfilo de Narváez, el cruel Vasco Porcayo de Figueroa, Juan de Grijalba, Pedro de Alvarado y Hernán Cortés; todos buenos amigos (aunque años después se pidieran la cabeza los unos a los otros por el asuntillo de la conquista de México).

Desde las vallas presenciaban el espectáculo una multitud de indios cubanos que se preguntaban asombrados de qué iba aquello de torturar y matar un animal si no era para comérselo, llamado corridas de toros.

El espectáculo, si bien debió despertar la nostalgia de los conquistadores y arrancar alguna que otra lagrimita por la península debió ser (porque Las Casas escribió poco sobre él) bastante mediocre.

En cuanto a los  toreros muchos de ellos debutaron aquí, todas sus leyendas y actuaciones se han dado a conocer mediante el uso de testimonios, diferentes narraciones y los carteles de sus diferentes presentaciones.

Así que, aunque en Cuba se habían multiplicado las reses traídas desde La Española y ya abundaban en el país, este ganado estaba muy lejos de poder ser considerado adecuado para la tauromaquia.

De igual forma es casi seguro que se toreara a pie (aunque en la época se acostumbraba a hacerlo a caballo), pues los equinos eran escasísimos entonces en Cuba y se preservaban para los objetivos militares.

FUENTE: www.purezayemocion.com

Escrito por: Redacción - LB, usando información de: TodoCuba.