La Catedral de La Habana: su historia completa

La Catedral de La Habana: su historia completa
© Wondermondo

En el centro histórico de La Habana declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 1982 por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), se erige imponente la Catedral de La Habana. Esta zona es uno de los sitios arquitectónicos y simbólicos de la región.

En la época existían casas de alto estilo, pero a partir de este momento histórico todas las viviendas se convirtieron en grandes mansiones de importantes figuras. En consecuencia el lugar pasó de ser un espacio sin renombre a ser la Plaza de la Catedral.

Según escribe el historiador Emilio Roig, «El antiguo desaguadero que era un mercado y corral de ganado llegó a convertirse en unos de los lugares más elegantes de la capital, donde se celebran ceremonias y grandes fiestas, que la convirtió en el primer lugar luego de la Plaza de Armas»

En la actualidad es la parte más bella de la capital de Cuba, tan es así que el escritor cubano José Lezama Lima la llamó «La zona del primer hechizo habanero». De igual forma Alejo Carpentier afirmaba que la fachada de la catedral era una «música convertida en piedra»

Catedral de La Habana,

Foto antigua de la Catedral. Fuente: Researshgate.

Comenzando una historia con más de 4 siglos

Antes el lugar que ocupa la Catedral de La Habana se consideraba un sitio anegadizo y malsano. Para el año 1587 Gabriel de Luján Gobernador de la provincia, construyó un aljibe o cisterna aprovechando los manantiales que corrian por este lugar con esta construcción se aseguró que las embarcaciones del  puerto y las poblaciones de la villa lograran abastecerse con el vital líquido.

El abastecimiento por el abundante caudal de los manantiales se mantuvo durante largos años, incluso surtía en pleno siglo XIX un establecimiento llamado «Baños de la Catedral», el cual estaba ubicado en el Callejón del Chorro, en este lugar abre la galería Victor Manuel.

Catedral de La Habana,

Una historia con mas de 4 siglos. Fuente: Wikipedia.

El 23 de agosto del año 1577, en acta del Cabildo se redacta que: «la ciénaga impide el paso de los vecinos que viven en los lados de la fortaleza vieja, lo que les obstaculiza su asistencia a misa». Por lo que el Cabildo recomienda la construcción de un puente.  De igual forma sugiere que le sea comunicado a los afectados y revisar cual podría ser el puente más conveniente.

Por otro lado, durante la construcción del aljibe, Luján indica a los vecinos que construyan sus viviendas cercanas al área. En consecuencia para el año 1623 se hablaba del lugar como la plazuela de la Ciénaga.

Catedral de La Habana,

Los alrededores de la Catedral. Fuente: Habanaradio.

En el año de 1625, se prohibió por parte del Cabildo mercedar solares en el centro del espacio. Para el año 1632 una Real Cédula indica «que no se venda ni enajene por vía de la merced, sino que se conserve para la ciudad en el antiguo estado en que se encuentra». Sin embargo los vecinos protestan pues sienten que serían perjudicados con estas medidas..

Catedral de La Habana,

Caminantes por la Catedral. Fuente: Todocolecction.

A uno de los vecinos se le negó el permiso de construcción de su vivienda, pues en el año 1636 se quejó del deplorable estado del lugar, calificandolo de basurero, con un agua que infectada que afecta a la ciudad. Añadió además que era un lugar feo que se va ilustrando con bellos edificios. La plazuela solo causa perjuicios y es utilizada para el ganado que va al matadero.

En el año 1597 el espacio conocido como la Zanja Real vertía en el Callejón del Chorro, en este lugar existe una lápida que conmemora el suceso.

En el siglo XVII la futura Plaza de la Catedral era un lugar poco estimado por los habaneros de la época. Fuente: Todocolección.

Los jesuitas culpables de tanta belleza

La  futura Plaza de la Catedral en el siglo XVII para la época era un lugar poco estimado por los habitantes habaneros. Para el año 1704 el Procurador General se oponía a los Jesuitas en su intención de construir una iglesia. La argumentación del Procurador era de que no había otro lugar de esparcimiento para los habaneros.

Catedral de La Habana,

Aspecto externo de la Catedral de Cuba. Fuente: Wikipedia.

Para la época la ley se respetaba pero no se cumplía y por consiguiente hubo quien hiciera caso omiso a la disposición del Rey y a todos los acuerdos del Cabildo y en consecuencia se marcaron los terrenos que no perjudicarán el trazado de la plaza.

El espacio que hoy ocupa la Catedral se adquiere primeramente por el obispo de Compostela. Quien lo compra por 10000 pesos, con el propósito de construir el colegio de los padres jesuitas y levantar la misión.

En consecuencia a los inicios este espacio era un humilde oratorio con techo de guamo, similares a las chozas de los pescadores que existían en el lugar. Una vez muerto el obispo Compostela, la compañía de Jesus quiere convertir la ermita en un gran edificio que incluyera una iglesia y un convento. A lo que el Procurador volvió a oponerse. Además de los argumentos anteriores añadía que esta zona era conveniente solo para la defensa de La Habana.

Catedral de La Habana,

La Cuba del siglo XVII. Fuente: Detroit publishing.

Una vez más ganaron los Jesuitas, y para el año 1748 lograron colocar la primera piedra de la construcción del edificio que la pondrían bajo la advocación de Nuestra Señora de Loreto. Pasado 20 años se termina la construcción del colegio, mas no se terminó la iglesia ni el convento. Pero en esta ocasión Carlos II los expulsó de sus dominios.

Para el año 1772 la iglesia Parroquial Mayor, la cual se encuentra situada frente a la Plaza de Armas, presentaba en su estructura peligro de derrumbe. Esta iglesia ocupaba parte de lo que es hoy el Palacio de los Capitanes Generales, convertida hoy en Museo de la Ciudad. En estas condiciones se trasladó hacia el oratorio de San Felipe Neri. En el año 1777 se trasladó para el edificio construido por los jesuitas.

El obispo de turno, hizo modificaciones para adecuarlo a la Santa Iglesia Catedral la cual estaba dedicada a la Santísima Concepción, mientras que el colegio establecido por los Jesuitas se amplió y se convirtió en el Seminario de San Carlos y San Ambrosio.

Diez años más tarde, se comenzó con el proceso de transformación del antiguo oratorio en lo que es hoy la Catedral de La Habana, una vez que una Real cédula dividió la nación en dos diócesis, una en la diócesis de Santiago de Cuba y la otra en la diócesis de La Habana.

Desde ese momento la estructura se dedicó a la Virgen María de la Concepción Inmaculada, cuya imagen es visible en el altar mayor. De esta forma el interior de la Catedral de La Habana recibió cambios importantes, por los obispos de turno quienes eran entusiastas del neoclasicismo, cuya tendencia aumento con fuerza en el siglo XIX.

Catedral de La Habana,

La catedral de La Habana por fuera. Fuente: Cubatravel.

Los cambios más importantes en el interior del templo fueron: el reemplazo del piso de piedras por otro de mármol blanco y negro y la colocación de altares y sustitución de los primitivos. Diseños ejecutados por el español Antonio Solá. En relación a esto el arquitecto cubano Daniel Tabeada expresa: «Se pretende eliminar toda huella barroca, sin tocar la arquitectura de la iglesia»

La Catedral de La Habana por dentro y por fuera

La Catedral de La Habana es una edificación de estilo barroco, se considera de la corriente toscana, con tres naves y ocho capillas laterales, con el piso de mármol blanco y negro.

En la parte superior de lo que corresponde al altar se pueden apreciar tres pinturas del pintor italiano José Perovani, entre ellos se pueden mencionar «La Asunción». Las demás pinturas son del pintor francés Jean Baptiste Vrmay quien es el fundador de la academia de pintura y dibujo de San Alejandro y autor de los lienzos El Templete.

Catedral de La Habana,

La Catedral por dentro. Fuente: Todocollection.

En el interior de la Catedral de La Habana se encuentran resguardadas varias tumbas de obispos y personajes ilustres de la ciudad y de Cuba.

En la parte central hasta la independencia de Cuba, estuvo un monumento funerario el cual estaba dedicado a Cristóbal Colón. A un costado de esta nave central se puede apreciar la imagen de San Cristóbal, quien es el patrono de la ciudad de La Habana en Cuba. Su figura se representa con el niño Jesús cargado y es el patrono de muchas ciudades en el mundo entero.

Catedral de La Habana,

El campanario de la Catedral de La Habana. Fuente: Wikipedia.

Los alrededores de una plaza

La Zanja Real

Hacia el año 1840 se instalaron los baños públicos de Guiliast, estos baños fueron los primeros que se instalaron en La Habana, y se ubicaron en la casa de la esquina del Callejón del Chorro.

Hacia finales del siglo XIX fue cuando las principales casas y hoteles del país empiezan a incluir lo que para entonces se llamó «el lujo del baño». En consecuencia aquellos servicios de hospedaje que carecían del servicio indican a sus clientes que podían bañarse por un precio aproximado de 30 centavos.

Es por esto que la Zanja se convirtió en la obra más importante de la ingeniería del siglo XVI. La placa del acueducto habanero dice «esta agua la trajo el maese de campo Juan de Tejada en el año 1592»

Catedral de La Habana,

Vista próxima de la Catedral. Fuente: Wikipedia.

La casa de Don Luis Chacón o Conde de Casa Bayona

Esta casa es una de las primeras construcciones de la calle San Ignacio en lo que fuera conocido como la Plaza de la Ciénaga. Frente por frente de la Catedral de La Habana se vislumbra la casona de los condes de Casa Bayona cuya construcción data del año 1720.

Hoy es considerada uno de los palacios típicos por su fachada exterior, por los materiales usados en la construcción y por la simetría de sus interiores. En el siglo XX esta casa fue adquirida por los escribanos. Luego pasó a ser del periodico la Difusión y posteriormente de la ronera Arechabala,  donde estaban sus oficinas, quienes eran los dueños del ron Havana Club. A partir del año 1969 es sede del Museo de Arte Colonial.

Catedral de La Habana,

La casa de Don Luis Chacón o Conde de Casa Bayona. Fuente: Radioenciclopedia.

El Palacio del Marqués de Aguas Claras

El Palacio del Marqués de Aguas Claras es el actual restaurante El Patio. En el año 1870 Francisco Filomeno Ponce de León y sus descendientes la vendieron, su construcción data del siglo XVII. En los apartamentos superiores vivió Víctor Manuel quien fuera el iniciador de la pintura moderna en Cuba. Esta construcción es una de la de mayor interés de la arquitectura habanera del siglo XVIII.

Catedral de La Habana,

El Palacio del Marqués de Aguas Claras. Fuente: Todocolecction.

La construcción presenta una arcada inusual, está compuesta por cuatro arcos de medio punto, y otro carpenal que esta ubicado en el centro, su amplitud permite ver la portada cuyo diseño es más complejo si se compara con la de otras casas cercanas aún más antiguas. Los cuartos de los esclavos se encuentran en la parte de la construcción trasera de la azotea.

El Palacio o Casa del Conde de Casa Lombillo cerca de La Catedral de La Habana

Las edificaciones alrededor de la Plaza de La Catedral de La Habana complementan su presencia. Esta casa es una casona típica de la época colonial, habitada por poco más de dos siglos por diferentes familias, descendiente de los primeros pobladores de La Habana. Las reconstrucciones de estas obras y las adiciones fueron constantes por más de casi trescientos años.

En el año 1874 se ubicaba en el inmueble el escritorio del ingenio de azúcar San Gabriel, sus dueños eran Lombillo José y su hermano, el tercer conde de Casa Lombillo. Este Conde sin embargo vivió en su quinta del Cerro y no en la casa de empedrado.

Catedral de La Habana,

El Palacio o Casa del Conde de Casa Lombillo. Fuente: Todocollection.

En el año 1903, fallecidos José Lombillo y Ramírez de Arellanos y su esposa, el edificio se ocupó por bufetes de distinguidos abogados. Entre ellos se encuentran el doctor Ricardo Dolz. También se asentó la Escuela Municipal de Música en el año 1936. La secretaria de la Defensa Nacional también ocupó ese espacio, estando a cargo el presidente Federico Laredo Brú, así como otras oficinas del gobierno de este municipio.

En el año 1947 en el mes de diciembre el palacio pasa a ser la sede de la Oficina del Historiador de la Ciudad, su nombre fue Emilio Roig de Leuchsering. En este espacio también estuvo el archivo histórico Municipal Habanero, el museo de la ciudad de La Habana, la biblioteca histórica cubana y americana.

Después de algunos años, el historiador de la ciudad trasladó su oficina al Palacio de los Capitanes Generales, la cual es hoy día el Museo de la Ciudad. Este espacio ha vuelto a ser la Oficina del Historiador de la Ciudad de La habana. Se encuentra en esta sede las oficinas del Plan Maestro de Revitalización de La Habana vieja y lo que es la redacción de la revista Opus Habana.

Catedral de La Habana,

Casa Lombillo cerca de La Catedral de La Habana. Fuente: Trover.

La Casa del Marqués de Arcos

Esta construcción existía en el año 1739, luego de dos años la adquiere Diego peñalver y Ángulo, quien era el tesorero de la Real Hacienda. La adquirió en pago de sus servicios prestados a la corona cuando La Habana fue tomada por los ingleses en el año de 1762. Se llamó Tesorería al ser ocupada por los Peñalver. Posterior a esto lo arrendaron a la conocida administración de correos, y tomo el nombre de Casa de Correos.

A partir del año 1844, fue la sede del Liceo Artístico Literario de La Habana. En la calle Mercaderes se aprecia el mural que recuerda a las grandes figuras de la cultura cubana. Esta casa tiene dos frentes, uno que mira hacia la Catedral de La Habana y otro que da a la calle antes mencionada, la cual siempre ha sido la entrada principal.

Catedral de La Habana,

La Casa del Marqués de Arcos. Fuente: Todocolecccion.

Los especialistas concuerdan en que el Palacio del Marqués de Arcos es el tipo más perfecto de lo que es la casa colonial que queda en Cuba. Lo más típico es la escalera del edificio y el zaguán. La escalera es el reflejo de los grandes palacios del Renacimiento.

Regresando a la Catedral de La Habana

A lo largo de la historia se ha hablado de este edificio y de sus valores artísticos de la Catedral de La Habana. Muchos escritores, pintores, críticos de arte, escultores y arquitectos famosos han elogiado su inmutable belleza de las más diferentes formas.

Mucho se ha hablado a lo largo de los tiempos del edificio y de los valores estilísticos de la Catedral de la Habana. No pocos han sido los escritores famosos, críticos de arte y arquitectos de renombres, que han elogiado su belleza de las más diversas maneras. En referencia a esto José Lezama Lima, afirma que «las fachadas de La Catedral , con sus curvas, remeda el oleaje marino».

Catedral de La Habana,

Una vista de la Catedral. Fuente: Habanaradio.

Para el historiador de La Habana Emilio Roig de Leuchsenring: «la Catedral de la Habana, el convento de San Francisco de Asís, la iglesia de Paula, la de la Merced y también la del Ángel».

La Catedral de la Habana es uno de los templos que merecen conservarse en la capital como un monumento significativo de la época de la colonia cubana. En esta estructura está presente un importante trozo de la historia cubana, de la identidad y del paso del tiempo. Esto demuestra la importancia de lo que significa la conservación y perpetuidad de los sitios históricos, que pueden servir de conocimiento y también de disfrute para las nuevas generaciones.

Disfruta de otros artículos interesantes como este de La Habana:

Escrito por: Redacción, usando información de: Archivo TodoCuba.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba