El Teatro Martí que era santuario de la opereta y el teatro bufo cubano.

Como era La Habana turística de los años 30 del siglo pasado

La Habana siempre ha dado a quienes la visitan la sensación de sorpresa y admiración. Los que la visitaban hace casi un siglo la descubrían limpia, elegante, alegre y acogedora. Los hoteles brindaban al turista sus altos edificios colmados de comodidades, llenos de todos los detalles más exquisitos del confort: el Hotel Sevilla, con su aire de rascacielos, en medio del elegante Paseo del Prado, coronado por un lujoso roof garden, desde el cual por las noches se escuchaban las sincopas de las jazz bands; el Hotel Inglaterra, que se alzaba majestuosamente frente al Parque Central; el Hotel Plaza, con su alta terraza; el Hotel Unión, que sobrevivía en plena ciudad arcaica; el Regina, el Ritz, el Bristol, el Lafayatte o el hoy desaparecido Almendares, que dominaba majestuosamente el verdor de los nuevos repartos que se construían.

Hoteles que formaban parte de La Habana turística y que hoy han desaparecido o son edificios multifamiliares.

 

Todo cuanto podía desear un turista exigente se encontraba en La Habana, en cuanto a distracciones pintorescas y delicadas: un soberbio hipódromo, uno de los mayores de América, donde se celebraban brillantes justas hípicas, al que concurría la elite de la sociedad habanera; dos frontones de pelota vasca y un suntuoso cinódromo, organizado de la forma más fina, donde se practicaba el deporte de las carreras de galgos. Todo esto sin contar los innumerables clubs que servían de atractivo para los visitantes invernales de la capital.

Aprende como preparar una deliciosa paella cubana

El hipódromo de Marianao, uno de los mayores de América en su época.

 

En cuanto a cabarets y restaurantes de lujo, tampoco la capital de Cuba tenía nada que envidiarle a las más grandes del mundo. Uno de ellos era el lujoso Casino de Playa, con su restaurante con espectáculos de baile y su sala de ruletas y juegos diversos. Este lugar era de los preferidos de alta sociedad y poseía un refinamiento exquisito, lleno de valiosas obras artísticas en las estatuas, fuentes y paneles decorativos que lo ornamentan.

- Publicidad -
El Gran Casino de Playa, con su restaurante con espectáculos de baile y su sala de ruletas y juegos diversos.

 

La Habana también poseía varios teatros de primer orden. El exquisito Teatro Nacional, dedicado especialmente a la ópera y alto teatro; el Payret, al cual iban las compañías dramáticas, operetas y revistas musicales; el hoy renovado Teatro Martí que era santuario de la opereta y el teatro bufo cubano; el Campoamor, templo máximo en esos años de la cinematografía; o el desaparecido Teatro Alhambra, típico sitial de genero criollo. Todos estos eran solo una parte de la infinidad de cines y teatros diversos de los que la capital podía enorgullecerse.

El Teatro Martí que era santuario de la opereta y el teatro bufo cubano.

 

 

Deja Tu Opinion..

comentarios

La repentina suspensión de los mensajes de texto (SMS) a Cuba desde sitios web como Cuballama,...

En la época de la colonia española, en lo que fuera la Villa de Santa Clara...

Profood Service S.A., la filial de la empresa Hotelsa Alimentación, ha decidido concretar sus negocios de...

DERECHOS RESERVADOS TODOCUBA.ORG - 2016 TERMINOS | POLITICA