fbpx
El blindaje de los tanque usaba níquel cubano
United States Army

El níquel cubano ayudó a Estados Unidos en dos guerras

Durante la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos produjo el acero–níquel del blindaje de sus tanques y buques de guerra utilizando níquel cubano como materia prima. Posteriormente, durante la Guerra de Corea, se volvió a recurrir al valioso mineral para la seguridad estadounidense.

Estados Unidos instala dos plantas para procesar el níquel cubano


La planta de níquel de Nicaro fue puesta a funcionar por el Gobierno de Estados Unidos en 1943 con motivo de la Segunda Guerra Mundial. Esta fábrica había sido construida en 1943 y se mantuvo activa hasta el año 1947. Ya en ese año se había obtenido suficiente níquel para las necesidades de la industria armamentista, principal cliente, por lo que, el Gobierno norteamericano, que era el propietario de la industria, decidió paralizarla.

Una nueva guerra, la de Corea, reactivó la demanda de níquel cubano y la planta de Nicaro fue reabierta en 1951. Entre 1953 y 1956 se le realizó una gran inversión que amplió su capacidad de producción en un 75%.

La planta de níquel de Nicaro fue puesta en marcha por Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Fuente: Archivo.

Al momento de producirse la Revolución Cubana de 1959, la producción de níquel en Cuba atravesaba por su mejor momento: La “Nickel Processing Corporation” de Nicaro había alcanzado su récord de producción histórico; mientras que en Moa una nueva y modernísima fábrica estaba a punto de ser concluida para comenzar la explotación del mineral.

Expropiación de las plantas

Sin embargo, la “Ley de Minas”, dictada por el nuevo gobierno de Cuba que establecía una serie de regulaciones sobre la producción, así como nuevos impuestos a las empresas mineras, provocó una fuerte contradicción con las compañías productoras de níquel que decidieron paralizar las plantas, ponerlas en conservación y abandonar el país, seguidas de la mayor parte de los técnicos más calificados, buena parte de ellos cubanos. Al éxodo masivo de directivos y fuerza laboral calificada, el Gobierno de Cuba reaccionó expropiando las industrias de productoras de níquel en el segundo semestre de 1960, tanto en Moa, como en Nicaro.

La planta de níquel de Nicaro. Fuente: Cubasi.

La planta de níquel de Nicaro fue renombrada como “Comandante René Ramos Latour” y la de Moa como “Pedro Soto Alba”. La puesta en marcha de la segunda fue particularmente compleja debido a la falta de personal calificado y a lo difícil de su operación.

El níquel es una importante fuente de divisas para Cuba

En la actualidad las plantas procesadoras de níquel cubano siguen siendo la columna vertebral de la minería en Cuba. Otras empresas procesadoras de metales tradicionales, como las minas de Matahambre en Pinar del Río, han cerrado a lo largo del tiempo por distintas causas.

El níquel que se extrae en el oriente de Cuba es uno de los pocos productos exportables de la Isla y constituye una de sus principales entradas de divisas. Sin embargo, la poca diversificación de la minería en el país y la escasez de inversiones han imposibilitado el aprovechamiento pleno de otros minerales asociados a la producción de este metal.

La planta de níquel de Nicaro en la actualidad. Fuente: Diario Las Américas.

De la misma forma, la explotación intensiva en las plantas niquelíferas ha provocado numerosos problemas ambientales tanto en Moa, como en Nicaro. Estos ya resultan prácticamente imposibles de revertir. Además, las plantas han envejecido con el tiempo y la falta de mantenimiento. La planta “Comandante René Ramos Latour” cerró sus operaciones en julio de 2013 y actualmente está siendo desmantelada.

Si te interesa todo lo relacionado a la historia de Cuba, te invitamos a visitar nuestra sección de temas históricos. Allí podrás encontrar una gran variedad de artículos interesantes.

Escrito por | Redacción - NGM

Fuente: Archivo TodoCuba

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba