fbpx

José Martí marcó la historia cultural de Nueva York y la ciudad lo reconoce

José Martí el más universal de los cubanos dejó profunda huella en la ciudad de Nueva York que lo ha incluido en el New York Writers Hall of Fame, un selecto club que concede su membresía sólo a aquellos escritores vivos o muertos que hayan marcado la historia cultural de la ciudad que nunca duerme.


Al New York Writers Hall of Fame pertenecen escritores de la talla de Walt Whitman y Herman Melville, Washington Irving y Henry James, Edith Wharton y Elizabeth Bishop, Marianne Moore y Mary McCarthy, Langston Hughes o James Baldwin. José Martí es el Segundo escritor hispano en entrar a tan selecto club, pues antes de él sólo había recibido tan alto honor la puertorriqueña Julia de Burgos.

El reconocimiento de José Martí como uno de los escritores que más ha influido en la historia cultural de la ciudad de Nueva York se debe, en gran medida, a la labor de Esther Allen, estudiosa de la obra del Héroe Nacional cubano y traductora de sus obras, así como de la historiadora Ada Ferrer de la Universidad de Nueva York, quienes llevaban años abogando por su inclusión en el New York Writers Hall of Fame.

Martí y New York

Que la ciudad de Nueva York tenga en tan alta estima a José Martí es más que merecido, pues la relación de éste con la urbe fue larga e intensa.

Por quince años, entre 1880 y 1895, el Héroe Nacional cubano hizo de Nueva York su casa, aunque en ese período hiciera múltiples viajes por el territorio de Estados Unidos, el Caribe y Sudamérica.  En Nueva York trabajó de forma incansable por la independencia de Cuba José Martí, pero también dedicó sus energías a defender los intereses de las repúblicas hispanoamericanas y prestó servicios como cónsul de Uruguay, Argentina y Paraguay.

Como periodista colaboró en publicaciones tanto en inglés – para The Hour, The Century, The Evening Post y The Sun – como en español para el Latinoamericano, La América y Patria, periódico que el mismo fundara y dirigiera para que fuera la trinchera de defensa del ideal independentista cubano.

Sin embargo su obra principal como escritor en Nueva York fue la de traductor; pero no la de traductor literal (oficio que desempeñó con brillantez para ganar el sustento), sino de traductor cultural entre la América de habla inglesa y la hispana. A la vez que se desempeñaba como cónsul de las repúblicas sudamericanas, Martí escribía crónicas para los periódicos de Argentina, Venezuela, Colombia y México que son verdaderas obras maestras de la literatura.

Fue a través de José Martí que los lectores hispanoamericanos conocieron la ciudad de Nueva York y los Estados Unidos en general. Él describió como se construyó el puente de Brooklyn, cómo fue el terremoto de Charleston, las costumbres funerarias de los chinos en la Gran Manzana  o las contiendas electorales entre demócratas y republicanos.

Cierto que Martí no fue muy conocido en Nueva York más allá del estrecho círculo de los emigrantes latinoamericanos y caribeños, pero no existió en su época un conocedor más profundo y un difusor más exacto de la realidad que lo circundaba en esa ciudad a la que con justicia llamaría la capital del mundo.

Escrito por | Redacción - AHP

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba