El hecho histórico cubano más polémico del siglo XIX.

El hecho histórico cubano más polémico del siglo XIX.

Se dice que un hecho histórico es polémico cuando del mismo existen muchas versiones. La cuestión se vuelve particularmente compleja si los que polemizan fueron testigos o participantes en el acontecimiento en cuestión. Esto es lo que sucedió con el combate de San Pedro, el 7 de diciembre de 1896, lugar y día donde cayera en combate el Lugarteniente general del Ejército Libertador, mayor general Antonio Maceo Grajales “El Titán de Bronce” y su ayudante Francisco (Panchito) Gómez Toro.

Casi todos conocemos este suceso, en sentido general, por lo que allí ocurrió, pero lo que no es muy conocido es que existen 45 versiones cubanas diferentes, por ejemplo: el médico personal de Maceo, Máximo Zertrucha aportó seis testimonios; el jefe de la escolta del caudillo, Juan Manuel Sánchez Amat, cuatro; el jefe del Estado Mayor, José Miró Argenter, cuatro; Manuel Piedra Martell, cuatro… Alberto Nodarse, otro de los participantes y quizás el último en ver con vida a Panchito Gómez Toro, aportó solo un testimonio y al mismo se atuvo mientras estuvo vivo.

También por la parte española existen dos versiones: la del jefe de la columna Francisco Cirujeda y la del soldado Victoriano Campos Fernández.

Semejante cúmulo de testimonios posibilita reconstruir el último combate de Maceo, pero no es menos cierto que también genera dudas, confusiones, deformaciones malintencionadas  y especulaciones de todo tipo.

Se sabe que Pedro Díaz ascendió al grado de mayor general por supuestos actos heroicos ese día que nunca ocurrieron, hechos que a su vez fueron avalados por José Miró Argenter.

Se dice que un hecho histórico es polémico cuando del mismo existen muchas versiones. -cubaenlamemoria.com

El día de la inauguración del cuadro “La muerte de Maceo” del pintor de la revolución Armando García Menocal, en el año 1906, se reunieron un grupo de patriotas mambises sobrevivientes y participantes en aquel infausto acontecimiento.

Inquirió el artista a Miró Argenter sobre el realismo histórico reflejado en la pintura y este señaló que estaba bien. Pero allí estaba Alberto Nodarse, quien sin dejarlo terminar o para después, lo cuestionó públicamente y lo más chiquito que le gritó fue…

  • “¡Tú no estabas allí!”

Por: Maikel Mederos Fiallo.

 

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba