fbpx

Harold López-Nussa y Randy Malcom presentan el JazzTón

Harold López-Nussa y Randy Malcom acortan la brecha entre el jazz y el reguetón con su JazzTón
EFE / Antoni Belchi

La Habana, 4 de junio de 2020.- El cantante Randy Malcom, del conocido dúo Gente de Zona, y el pianista Harold López-Nussa, presentan su JazzTón, un insólito cruce entre el polémico reguetón y el culto jazz. Esta improbable colaboración musical incluye un video que prueba que, con talento, cualquier brecha se puede salvar.


«La idea de mezclar jazz con reguetón me venía dando vueltas en la cabeza hacía un tiempo. A mí siempre me han gustado los retos, correr riesgos y salir de la zona de confort», explica López-Nussa.

El Jazztón es algo inesperado

El joven virtuoso reconoce que esta fusión es «lo que menos esperaban» sus seguidores y recordó que aunque el «jazz ahora es considerado un género ‘culto’, consumido solamente por las élites, cuando surgió era un género popular, para bailar».

Escrita a seis manos -en la composición también participó Ruy López-Nussa, percusionista y hermano de Harold-, la canción combina las «armonías más complejas» del jazz con la «célula rítmica» y los coros propios del reguetón.

Los músicos cubanos juegan con estos elementos, los mueven y adaptan a su gusto hasta crear un tema que lo mismo puede escucharse que bailarse: una «mezcla entre dos mundos que puede ser la primera de otras», aventuró el pianista.

El pianista cubano Harold López-Nussa
El pianista cubano Harold López-Nussa. Fuente: EFE / Ernesto Mastrascusa.

JazzTón es la pista más atrevida y rompedora de «Te lo dije», un nuevo álbum previsto para lanzarse el próximo 28 de agosto y donde López-Nussa se adentra en el amplio terreno de la música popular latina. El nuevo tema es la carta de presentación y el primero de tres sencillos que saldrán antes de la presentación del disco.

«De últimos discos este es al que más empeño le he puesto, estoy muy ansioso por compartirlo con el público», insiste el intérprete, miembro de una conocida familia de músicos y considerado uno de los mejores exponentes del jazz en la isla.

Sin ser un defensor del reguetón en sí, sino de la «música hecha con sinceridad y profesionalidad», el pianista y compositor asegura que Randy Malcom (percusionista de formación) fue su primera opción y no solo por la amistad que los une desde que eran estudiantes de música en La Habana.

«Randy fue la primera persona en que pensé para hacer esta colaboración, (..) primero por el artista que es, tremendo músico, y además de que representa el reguetón a nivel internacional, es uno de los artistas mas fuertes que hay en Cuba», insistió.

Un video «picante»

A una propuesta atrevida le tocaba una versión audiovisual igualmente provocadora: los artistas firman un pacto con el diablo – en su encarnación más sensual y femenina-, que los observa mientras actúan en una casona inundada de misterio y luz roja.

En las partituras se mueven bailarinas con medias de malla y sombrero de copa que combinan pasos de jazz con los movimientos «duros» del baile urbano.

El concepto del realizador Joseph Ros surgió de la idea de acercar a dos músicos «aparentemente tan opuestos». Les alentó la polémica que podría surgir entre el público jazzista al ver «al pianista virtuoso de pronto involucrado en la música urbana».

El videoclip dirigido por Ros, en su segunda colaboración con López-Nussa, es un corto «picante». Presenta elementos reconocibles de los videos de música urbana o incluso dentro del jazz. Pero están combinados y al final muestran los puntos en común de los dos géneros.

«Creo que hay un sentimiento purista alrededor de los géneros y un poco la misión del videoclip es, de una manera pícara y picante, demostrar que esas distancias no existen tanto», subraya el cineasta cubano, que menciona la «buena energía» alrededor del rodaje, «un poco complicado» por la ajetreada agenda de los dos artistas.

Arte en pandemia

Voluntariamente confinados como la mayoría de los isleños durante la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2, patógeno causante de la enfermedad del COVID-19, López-Nussa y Ros coinciden en lo difícil y complicado de este pausa en la vida pública, sobre todo para los artistas.

«Tuvimos que suspender la gira y posponer el disco, no sabemos cuándo volveremos a tocar en vivo. Esto es algo que nos entristece porque de eso dependemos monetariamente y espiritualmente. Los artistas seremos los que más nos demoraremos en volver a la normalidad, tenemos que llenarnos de paciencia», señala el pianista.

La presión y el adaptarse a un nuevo modo de vida le han dificultado a Ros el desarrollo de «proyectos más personales». No obstante, confiesa que no ha dejado de trabajar en la edición y postproducción de materiales anteriores.

«Al principio surgió el mito de que en el confinamiento los procesos creativos serían más fuertes. En mi caso eso no ha sido cien por ciento real. Es muy difícil crear en estos tiempos. En cierta manera uno lo intenta pero realmente es complicado», confiesa.

Si le ha gustado este artículo, también podrían interesarle estos otros:

También puede ver artículos similares en nuestra sección de noticias.

Escrito por: Redacción - AHP , usando información de: EFE

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba

Spinner de carga