¿Sabes quién era el hombre más rico de Cuba en 1958?

¿Sabes quién era el hombre más rico de Cuba en 1958?
© EcuRed

El hombre más rico de Cuba para el año 1958 se llamaba Julio Lobo Olavarría y, ¿sabes qué? no era cubano. En efecto, este hombre provenía de Venezuela, del seno de una familia judía.

Según analistas norteamericanos era poseedor de la fortuna individual más grande de toda Cuba con un total de $85.000.000 y, según sus activos calculados entonces en $100.000.000, la más destacada personalidad de la burguesía cubana, el principal empresario y corredor azucarero del mundo.

En aquel momento era principal vendedor de azúcar en el mundo, controlaba la mitad de las ventas cubanas y puertorriqueñas y gran parte de la de origen filipino. Además, poseía el 60% del refino del mercado norteamericano.  Era, indiscutiblemente, una autoridad internacional en el sector, cuyas propiedades abarcaban todas las esferas, vertical y horizontal, de la actividad azucarera y otros rubros.

El hombre más rico de Cuba

Era el más importante hacendado y con el mayor número de centrales bajo su control, 16 en total. De igual forma, era dueño de dos refinerías, una corredora de azúcar, 22 almacenes de azúcar, una agencia de radiocomunicaciones, un banco, una naviera, una aerolínea, una aseguradora y, por si fuera poco, una petrolera.

Julio Lobo Olavarría era considerado un trabajador compulsivo, que no practicaba deporte alguno ni poseía yate, apenas hacía vida social. Sus horas libres las pasaba en las casas de sus centrales azucareros donde no dejaba de trabajar.

En la del central Tinguaro, su preferida, a veces celebraba reuniones sociales con los más variados invitados que incluían desde famosos artistas de Hollywood, como Esther Williams, su amiga personal e íntima Joan Fontaine, y otras, banqueros internacionales, intelectuales, etc.

Su solaz era su colección napoleónica, sus obras de arte, su vasta biblioteca y la jardinería. Tenía obsesión por la personalidad de Napoleón Bonaparte, de quien poseía una amplia colección de reliquias, y 200.000 documentos -de los cuales 6.000 eran cartas- atesorados en su casa y en otras dos aledañas.

Olavarría tenía una biblioteca con muchos ejemplares únicos

Tenía una valiosa biblioteca con muchos ejemplares incunables, únicos y raros, donde, además de las obras de carácter general, estaba especializada en tres cuestiones que le interesaban: las azucareras, las hispanoamericanas y las napoleónicas. La biblioteca azucarera, comenzada a recopilar desde el año 1930, era considerada la más completa de Cuba y, probablemente, del mundo.

¿Y tú? ¿Tenías idea alguna de quién era el hombre más rico de Cuba en esa época? Si no, ya lo sabes. Aprovechamos la oportunidad para invitarte a visitar nuestra sección de temas históricos. Allí encontrarás muchos otros artículos interesantes relacionados a la mayor de las Antillas.

Escrito por: Redacción - NGM, usando información de: Guillermo Jiménez Soler.
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba