fbpx
Vivir como Carmelina
PxFuel

Descubre el origen del dicho cubano “vivir como Carmelina”

En Cuba existen una gran cantidad de dichos que muchas veces utilizamos sin saber siquiera de dónde provienen. Por ejemplo, ¿conoces el origen del famoso dicho «vivir como Carmelina»? Si la respuesta es no, sigue leyendo para que te enteres.


En la mayor de las Antillas, cuando una persona anda como le da la gana, sin importarle nada y además le va bien y es feliz, se dice que “vive como Carmelina”. ¿Por qué?

Origen del dicho «vivir como Carmelina»

Este dicho tan popular tuvo su origen en la próspera ciudad de Cárdenas, provincia de Matanzas, en el occidente de la Isla. Los naturales de la ciudad lo utilizaron para señalar la conducta un poquito “libertina” de una nieta del poderoso industrial español Don José Arechabala. Este último era dueño de una de las fortunas más grandes de Cuba.

Carmelina, que era como se llamaba la dama, nunca olió la pobreza ni de lejos. Vivió siempre a todo tren gracias a la inmensa fortuna de su abuelo. Como era la nieta consentida del viejo Arechabala, este nunca le negó ningún capricho y la mujer pudo tener todo lo que quiso, en el momento en que lo quiso.

Para el resto de sus paisanos (que algo de envidia le tenían), las grandes fiestas, viajes al exterior, joyas y caros vestidos que usaba Carmelina la convertían en una especie de princesa moderna. Debido a esto, estaba siempre en boca de todas las señoras “de bien”.

La abundancia de que siempre disfrutó la mujer la convirtieron en la aspiración suprema del ciudadano común que tenía que luchar día a día para papear. Todos soñaban con poder elevarse un día por encima de su condición y poder “vivir como Carmelina”.

Con el tiempo adquirió un cierto sentido peyorativo

Sin embargo, más allá de que con el tiempo el dicho haya adquirido cierto sentido peyorativo, los cardenenses que conocieron a Carmelina durante la primera mitad del siglo XX la recuerdan con una mujer de carácter tranquilo y, sobre todo, muy simpática.

Tras la pérdida de su esposo (que también era Arechabala y pariente lejano suyo), ocurrida en 1946 mientras la pareja se encontraba en su residencia del balneario de Varadero; Carmelina se implicó más en los intereses de la familia. De hecho, era frecuente encontrarla en la gran fábrica de ron de los Arechabala. Comenzó a vestir de forma discreta y dejó de dar las grandes fiestas que acostumbraba. Sin embargo, ya aquello de “vivir como Carmelina” se había hecho nacional y hasta hoy ha llegado.

¿Curioso, no creen? ¿Conoces algún otro dicho popular cubano? Sea cual sea la respuesta, te invitamos a visitar nuestra sección de temas históricos para que te enteres de muchas otras cosas interesantes de la isla.

Escrito por | Redacción - NGM

Fuente: Archivo TodoCuba

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba