fbpx

Descubre cómo se confeccionó el Proyecto de la nueva Constitución de Cuba

Según se desprende de las declaraciones de las autoridades cubanas el proceso de elaboración del Proyecto de la nueva Constitución de Cuba no fue un apuro improvisado de meses, sino un largo proceso que se prolongó por cinco años.


Comenzó en mayo de 2013 cuando el Buró Político del Partido Comunista de Cuba creó un Grupo de Trabajo presidido por el entonces presidente de la República Raúl Castro Ruz, compuesto por 13 integrantes, con el propósito de evaluar cómo habían “impactado” en el orden constitucional los cambios que se habían económicos, institucionales y sociales que se habían producido en el país.

Este Grupo de Trabajo demoró un año en preparar un documento que constituiría la base del futuro proyecto de reforma constitucional, el cual fue aprobado por el Buró Político el 29 de junio de 2014. El trabajo se realizó en total secreto y cuando a los altos funcionarios cubanos se les preguntaba si estaba en marcha algún proceso de “reforma constitucional” lo negaban rotundamente.

Según reveló Homero Acosta, Secretario del Consejo de Estado, el Grupo de Trabajo realizó más de un centenar de reuniones durante el proceso de creación del documento base en el que se analizaron las experiencias no sólo de Cuba, sino también de otros países socialistas como Vietnam y China. También se tuvieron en cuenta a los “más altos exponentes” del neoconstitucionalismo iberoamericano como Venezuela, Ecuador y Bolivia.

Cuando finalmente se entregó el documento base al Buró Político, este realizó “importantes precisiones” sobre el contenido del mismo y, un mes después se le presentó al Comité Central del Partido Comunista de Cuba que también hizo otras “recomendaciones”.

Este sería el documento que llegaría como borrador del Proyecto de nueva Constitución de la República de Cuba para ser discutido y aprobado en junio durante la sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular por una Comisión de 33 diputados que les dio los “toques finales”.

Raúl Castro, ya expresidente, presidió la Comisión y el mandatario Miguel Díaz – Canel Bermúdez fue el vicepresidente. En ella quedaron incluidos un total de ocho integrantes del Grupo de Trabajo que había confeccionado el documento base.

En menos de dos meses el Proyecto estuvo listo para ser presentado a la Asamblea Nacional que en el mes de julio lo discutió y lo aprobó. En el Parlamento se decidió que fuera presentada al pueblo para que la “enriqueciera” con su participación y se abrió, además, el debate a los cubanos residentes en el exterior.

Poco después de que termine la “consulta popular” en el mes de noviembre, la Comisión estudiará las proposiciones del pueblo antes de decidir si las incluye o no en el nuevo texto constitucional. Terminado este proceso, se deberá llevar la versión final de la nueva Carta Magna para que sea ratificada en referendo nacional en febrero de 2019.

Escrito por | Redacción

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba