fbpx
Flickr

Cañones españoles en La Habana: un museo a pie de calle para la selfie perfecta

La Habana, ciudad maravilla declarada por la UNESCO, ciudad de sábanas blancas en los balcones para músicos inspirados, histórica y privilegiada para estudiosos e investigadores representa hoy, a casi 500 años de su fundación, un tesoro ineludible de curiosidades, leyendas, historia, tradición, cañones españoles  y raíces, características suficientes para enamorar el lente de cualquiera de sus visitantes.


Sin duda alguna los vestigios de la habana colonial, esa en la que se protegía a la otrora Villa de San Cristóbal de la Habana de los ataques de corsarios y piratas. Ganan significación entre las historias que son narradas a diario por pobladores, guías turísticos e historiadores.

Múltiples son los escenarios de esta historia que resultan favorables para lograr excelentes fotografías, como sus cañones españoles, a los que nos estaremos refiriendo. Pero también se pueden apreciar diferentes piezas de artillerías de la época.

cañones españoles,
Cañones en la Habana en Cuba. Fuente: PaseosporlaHabana.

Las fortalezas y los cañones españoles 

Puntos clave para la observación de estas reliquias coloniales son las bien conservadas fortalezas del Morro y La Punta.

Se cuenta que en el momento en que fue tomada la ciudad por los ingleses el 14 de agosto de 1762. Se contaba en las fortalezas con: 104 cañones, además se registra en las memorias militares inglesas cuatro mil 157 fusiles, 460 bombas vacías,  casi 17 mil balas de cañón,  granadas de mano y  media centena de quintales de pólvora.

Dentro de los múltiples cañones españoles distribuidos por toda la ciudad y en especial por su casco histórico. Resalta el cañón más grande del mundo que se ubica en el Hotel Nacional de Cuba.

Este cañón fue denominado como el Ordoñez, allí radicaba la Batería de Santa Clara, de la cual se pueden observar, incluso hoy, algunas de sus partes.

cañones españoles,
Cañon del Hotel Nacional de Cuba. Fuente: TripAdvisor.

Algo de historia

En el intervalo comprendido entre 1895 y 1898 se situaron en este mismo sitio los cañones Krupp y el ya mencionado Ordóñez, que fue infundido en la pieza naval del año 1870 perteneciente a Francia.

Los méritos de su construcción los gana Salvador Ordóñez el cual se encargó de dotarlo de un calibre de 30.5 centímetros, diez metros de largo y un peso equivalente a 48 mil 300 kilogramos. Resultando la pieza artillera de su tipo más grande de su época.

El papel de esta pieza fue significativo en el período donde cuba protagonizaba la guerra hispano-cubano-norteamericana de 1898. Cuando el mismo disparó a la embarcación norteamericana Montgomery, este relato puede ser leído en la tarja que pueden retratar los que le visitan.

En la historia de la artillería cubana muchas son las historias que podemos encontrar donde esta arma contribuyó a la defensa del territorio nacional. Incluso mucho antes, durante las guerras independentistas del siglo XIX se registra la utilización de un cañón de tiritas de cuero utilizado por los mambises para defenderse del ejército español.

Sin duda alguna devienen de los cañones importantes piezas museables de nuestra isla y aun la Bahía de la Habana atesora evidencias significativas bajos su aguas de los cientos de balas lanzadas por estas reliquias, es decir por estos cañones.

La ceremonia del castillo de San Carlos de la Cabaña

Pero si se quiere revivir parte de la historia y observar el funcionamiento en vivo de uno de ellos, el Complejo Histórico Militar San Carlos de la Cabaña. Ofrece todos los días una ceremonia en la que el sonido de un cañón avisa a los moradores de la Habana la llegada de la hora de las nueve en la noche.

Momento que deviene importante escenario para fotografiar no solo a los cañones, sino también por los protagonistas de la ceremonia vestidos con trajes alusivos a la época en que los ingleses dominaban el Morro. Una ceremonia que ha sido tradición en Cuba, por mucho tiempo y se ha convertido en todo un ritual, formal y constante.

cañones españoles,
Vistas de la Fortaleza San Carlos en Cuba y sus cañones. Fuente: Visitarcuba.

Estos son algunos de los cañones españoles en La Habana, para recordar la historia y pasearse por ella conociendo sus armamentos de ataque y defensa.

En diversidad de lugares los cañones estarán presentes para recordar los hechos a través de la historia. También por supuesto para tomar unas buenas fotos que hagan recordar el momento.

Escrito por | Redacción

Fuente: Ecured

Patrocinado por: Pacotillas - Envíos a Cuba