Aunque parezca mentira, fueron los corsarios y piratas los que determinaron la fundación de Matanzas

Aunque parezca mentira, fueron los corsarios y piratas los que determinaron la fundación de Matanzas

Puede parecer una exageración, pero no. Fueron los corsarios y piratas los que, en buena medida, obligaron a los españoles a fundar Matanzas, una de las ciudades más bella de Cuba.

Su enorme bahía abierta, con siete kilómetros de ancho en su boca y 20 en su perímetro fue desde que los malandrines del mar comenzaron sus andanzas en las cercanías de Cuba uno de sus lugares preferidos para avituallarse o emboscar los buques españoles que navegaban desde o hacia La Habana.

Desde 1537 existen referencias de la presencia de corsarios y piratas en la bahía de Matanzas, que no sólo se dedicaban al pillaje, sino al contrabando (comercio de rescate) con los pobladores de la ribera. Al parecer de este contrabando participaban gustosos todos hasta las autoridades, por lo que el rey dispuso que todos los pobladores se trasladaran tierra adentro para evitar que los enemigos de España pudieran avituallarse. Sin embargo esta medida no impidió el comercio de rescate y mucho menos que corsarios y piratas siguieran frecuentando la rada.

Al final la inexistencia de fortificaciones y población en el lugar terminó perjudicando a España pues los buques de su bandera que eran perseguidos y buscaban refugio en la bahía no contaban con apoyo desde tierra que pudiera disuadir a sus enemigos.

Así le ocurrió a la famosa Flota de la Plata, que en 1628 fue capturada por el corsario holandés Piet Heyn en la bahía donde se había refugiado tratando de escapar.

Este infausto acontecimiento y el hecho de que en los alrededores de Matanzas merodearan miles de ingleses y franceses con sus naves (lo que podía prestarse para que intentaran apoderarse del estratégico lugar y amenazar La Habana) finalmente convenció a las autoridades coloniales de la necesidad de poblar la bahía y fortificarla.

Finalmente en 1693 las intenciones se convirtieron en realidad y así quedó establecida la ciudad de Matanzas, como un punto defensivo de avanzada para proteger el comercio español y La Habana, capital de la Isla y una de las urbes más ricas y prósperas del nuevo mundo.

Escrito por: .
Patrocinado por Pacotillas - Envíos a Cuba