¿Has practicado alguno de estos cinco oficios únicos de los cubanos?

¿Has practicado alguno de estos cinco oficios únicos de los cubanos?

Los cubanos son conocidos internacionalmente por sus inventos y por la creatividad que utilizan para salir de los momentos de crisis. Es en este contexto que han surgido en la Isla determinados oficios conocidos solo por los de adentro.

Estas profesiones cubanas, en muchas ocasiones representan el sustento de una familia y en otros, constituyen un gran alivio para la población. Por ejemplo, muchas personas no podrían llegar temprano a su trabajo si no fuese por los boteros, aquellos choferes de los almendrones que se mueven por las calles de todo el país. El precio del viaje y las señalizaciones para que pare, varía en dependencia del lugar hacia donde queramos ir. Lo que es cierto es que en la actualidad cubana es una de las maneras más rápidas y cómodas de llegar a un destino.

Como consecuencia de los boteros, surgen los buquenques. Su trabajo, en primer lugar, es atraer a los pasajeros, y luego acomodarlos según la “cola” de espera dentro del automóvil. O sea, son un intermediario entre el chofer y los clientes. Casi ninguno tiene licencia para este oficio, y es por eso que cobran por comisión, según la cantidad de boteros que llenen.

Su trabajo, en primer lugar, es atraer a los pasajeros. -todocuba.org

Otro oficio único en Cuba es el de desmochador. Para muchos es un trabajo muy riesgoso, y por eso los empleados deben tener mucha destreza con el machete. Ellos son los encargados de subirse a las palmas para obtener el palmiche que alimenta al ganado porcino.

Para muchos es un trabajo muy riesgoso, y por eso los empleados deben tener mucha destreza con el machete. -images.google.com

Un trabajo casi extinguido en el mundo entero es de los herreros. No obstante, en Cuba sigue siendo una forma de ganarse la vida, sobre todo en los pueblos de campo. Estas personas realizan las herraduras para calzar a los caballos, que aun constituye un medio de transporte importante para algunos cubanos.

Uno de los más modernos es el que va avisando por la calle que “se compra cualquier pedacito de oro”. Estos pregoneros ambulantes se compran este valioso material, para después hacer con él cadenas, anillos, relojes y venderlos, en la mayoría de los casos, a precios desorbitantes.

Estos son solo algunos de los oficios más populares en Cuba, que se han convertido en trabajos imprescindibles y que conviven en un mismo país a pesar de la modernidad.

Escrito por: .




1 2 261